Podría ser… Pero yo no/ (He) Could be… But I am not.

Arte/ Art, El mar interior/ The sea inside, Música/ Music

   _DSC2778fgCallado. Los ojos risueños. Pupilas verdes.

   Labios plegados. Aliento suave. Ademanes discretos.

   Él es uno más. Pero es alguien más.

   No es una vida cualquiera. Es él.

   De repente una sonrisa. Y el cuello que nace en el pecho al descubierto.

   Y mi mirada se turba.

  Podría ser él. Podría ser un sueño de piel y sentidos. Podría ser todo lo que yo hube esperado.

   Pero yo no.

   Soy invisible. Soy imposible. Balbuceo y callo. Y se me caen las cosas de la mano. Y un manojo de nervios en el estómago. Y sonrisa tonta cuando me llama.

   Yo soy una cara más en su mundo singular. Un momento pasajero en su tiempo sin igual.

   De repente se acerca. Y hasta me sonríe. Y extiende su brazo fuerte y, en ademán, aprieta mi mano.

  Siento que me deshago con su contacto cálido, con su firmeza de madera y y rosas.

   Él huele a rosas. Y mi corazón late desbocado sin que nadie lo detenga. Ni siquiera yo.

   No me importa soñar mientras esté así de cerca. E imaginarlo a pocos centímetros de mí, con el calor de los cuerpos que se encuentran y el rumor de unos labios en la piel y el baile de los dedos por la espalda.

   Y cierro los ojos…

   Me habla. O no. O lo imagino. O me deja a un lado.

   Y abro los ojos.

   Y allí está él, con una sonrisa única en su rostro perfecto. La camisa entreabierta, y el cuello partiendo de la nívea clavícula, y el brazo alado que nace del cuerpo de paloma…

   Y se va. A saludar a alguien más. A esa persona que sí le ama, o que él cree que ama.

   Que no soy yo.

Aquí/ Here.

El día a día/ The days we're living, Música/ Music

50b5094ab13811e3bbef121e54b44c78_8

 Siempre supe cuándo llegaría el amor. Cuando llegarías, el lugar y la hora exacta, y cómo serías.

   Tengo el corazón revuelto. Y las ideas fundidas.

   No como, no duermo, y sin embargo me lleno de ti y te sueño.

   Siempre supe que rondabas cerca. Porque los dedos latían con las ganas de tocarte y la risa se me escapaba tonta de la boca, los dientes al aire y la voz entrecortada llena de suspiros.

   Lo supe cuando te vi. Cuando te acercaste. Cuando me saludaste y me inundó tu olor, a mar y a arena. Y al ver tu piel de bronce y el guiño gracioso del sol en tu pelo.

   Si, lo supe aquí mismo: el amor me llegó como la marea y lo impregnó todo: mi cabeza que ahora no piensa y mis pies, que llegan volando hasta ti.

   Aquí, a mi lado, un corazón late lento, y unos brazos me rodean. Aquí, cerca de mí, alguien desea ser amado como yo, desea ser deseado como yo, sueña con ser idolatrado y comprendido y aprendido como yo siempre lo he querido ser. Y ese alguien eres tú.

   Tú: quien siempre supe que llegaría. Y a quien he amado toda la vida en secreto. Un secreto que brota de mi pecho y llega hasta tus labios dejándonos sedientos.

   Te quiero, te dije. Te quiero, dijiste. Te necesito, dijiste. Te necesito, te dije. Aquí. Sí. Y ahora.

   En esta noche, mientras nos enredábamos en un lío de pieles y brazos y piernas. En esta noche, cuando recibía el oxígeno de tu aliento y la calma que yace tras la pasión y quizá la locura serena y también las esperanzas, supe que eras tú aquél por el que valía la pena esperar, y ensayar y desear. En esta noche, aquí, junto a mí, lo supe. Y no puedo más con el corazón, que hace que llore una y otra vez, enjuagando tu sudor y tragándome las palabras.

   Aquí, contigo a mi lado tan dormido que pareces una estatua cansada, mi amor se funde con tu cuerpo y somos uno, y soy más feliz de lo que nunca hube sido. Porque estás junto a mí.

   Alguien que desea que le ame, que le cuide, que le proteja, y que le deje libre, de esa manera única que nos regala el verdadero amor.

   Aquí yaces, conmigo. Y todo es felicidad.