El día a día/ The days we're living, El mar interior/ The sea inside, Música/ Music

Me tenías.

_RPI6710s

Me tenías. Todo. Entregado. Embriagado. Y, ahora lo sé, aburrido.

Me tenías. Porque te quería. Te quería con un amor inmenso, de tan vasto que el mar se quedaba pequeño encerrado en mi pecho. Me tenías. De día y de noche, en cada pensamiento, en sueños y en anhelos. Te quería con un amor que hablaba por los codos y regalaba todos los días con libertad. Me tenías. Pero no fue suficiente.

¿El día a día aburre? ¿La misma sonrisa, el mismo abrazo, la caricia que termina en el misma piel? ¿La novedad se diluye en el amor y se transforma en cariño sencillo, en simple quizás?

Si me tenías, ¿por qué te lanzaste a buscar otro puerto? Si me querías, ¿por qué me engañabas una y otra vez? Si te amaba hasta la ceguera, ¿por qué cruzaste la frontera de otro cuerpo, llegando a los límites de otros besos, escondiéndote en otro pecho que no era el mío?

Si me querías, ¿por qué te desnudaste con otro, por qué fundiste tus labios, que eran míos, con los de otro?

No pensante en el daño que me hacías, en la herida que te hacías a ti mismo, queriéndome de mentiras, deseándome con sensualidad dormida, destruyendo poco a poco la mitad de mi alegría.

Me tenías y no pareció importarte; si me tenías, no pensaste que podías perderme tan fácilmente. Si me tenías, si me querías, ¿por qué cambiar esta realidad por una fantasía?

No lo sé…

A veces quisiera volver a verte. Saber qué es de ti. Me dicen, me comentan, con tono condescendiente, con susurro de chisme. Pero no me importa. Yo sé que era tuyo; yo sé que me había entregado a tu destino, a tus sueños, a tu inspiración. Y me dejaste.

A veces me descubro pensando en ti. Y te imagino desnudándote lentamente, perdiendo el pudor entre risillas tontas y caricias torpes. Como hicimos una vez. Y hallo en esos recuerdos la exaltación de una sensación, la sorpresa de un sentimiento que apenas hace cosquillas en mi corazón. Ya no.

Me tenías. Todo. Y me perdiste por jugar, por forzar la realidad. Todo. Y yo perdí la mitad de mi alegría, la mitad de mis sueños, la mitad de mi vida. Ese cosquilleo maravilloso en los dedos, el encuentro frugal de los labios y el abrazo interminable de la costumbre.

Sé que algún día verás que me has perdido. Te darás cuenta que la idea fugaz de la pasión no casa con la idea de un hogar, de una casa con las puertas abiertas y la cama recién hecha. Sé que sabrás que todo eso lo tenías conmigo cuando me querías, cuando me tenías.

Pero preferiste saltar al abismo de otros cuerpos, nadar en las aguas bravas de la incertidumbre… Y me dejaste queriéndote, todo tuyo, lejos de mí mismo y quizá hasta de ti.

Ya no te extraño. Cuando te evoco lo hago con una cierta sonrisa, y una melancolía leve, que me araña el alma, que tiñe a veces de tristeza la mirada que se posa en el balcón a las seis de la tarde. Y ya no te deseo mal, ya no quiero que tu cielo no se encienda con estrellas ni que la luna no tatúe el viaje de otros labios sobre tu espalda. Ya no espero verte regresar con la moral por los suelos y los ojos hinchados por la realidad. Ni siquiera suspiro por ti cuando pienso en ti, ni cuando la canción que era nuestra salta desprevenida en la radio, ni cuando tropiezo sin querer con algo que te pertenecía: una camisa olvidada, la entrada del último concierto al que fuimos juntos y la última foto que te saqué, mientras salías por esa puerta para nunca más volver.

Me tenías. Y era maravilloso. Y me tenías y era mi mundo ese amor. Y mi pudor era tuyo, y mi cuerpo era tuyo, y mi corazón, que te comiste a bocados tan grandes como esa boca ansiosa. Y me tenías, y era maravilloso…

Y te diría… O me callaría… Cuando me tenías no había secretos, no había límites. Ahora, qué más da…

Tú me tenías… Y ahora, ya no.

 

Estándar