La calma luchada de Sergio Bero.

Arte/ Art, Libros que he leído/ Books I have read, Literatura/Literature

¿Amar es difícil? Debo suponer que sí, pues a todos nos cuesta la vida. Pues tardamos años en descubrir, si alguna vez lo hacemos, la realidad de vivir, de amar, de comprender y sobre todo, de aceptar.

El amor tiene muchas etapas. Mil hojas acompañan el desarrollo de su relato. Pero cada línea, cada amor que llega a nuestras costas, trae a Lete consigo, y con su amnesia, nuestro continuo tropezar lleno de errores. El proceso de darse cuenta, de saberlo, es lo que relata Sergio Bero en La calma luchada, otra preciosa obra publicada por Editorial DosBigotes.

El amor, sus fintas, sus estrategias más o menos convincentes, sus guiones a veces enrevesados, sus sentimientos a flor de piel, sus dependencias y miedos se hallan reflejados en este conjunto de relatos breves donde es imposible no hallarse retratado. Sergio Bero consigue, en pocas líneas, momentos de lucidez magistral y cierto desorden libre de prejuicios (antes bien, lleno de admiración por el hombre que se atreve a saltar a la arena del Amor a dejarse la piel en esa empresa) y captar ese instante pendulante que lleva a un hombre a enamorarse (o a desear o a buscar o a necesitar al Otro) y encontrarse, sin pensar, consigo mismo frente a frente, desnudo y sin justificaciones, enfrentado al misterio de ser él mismo y, sobre todo, reconciliarse con su historia vital.

Ese es el secreto de La calma luchada: perdonar nuestros supuestos errores, reparar las heridas infligidas y sufridas y aceptar que todo está bien como está, aceptar nuestro lugar en el mundo y por sobre todo, ese lugar oscuro que ocupamos en nuestro propio corazón.

La prosa melódica de Sergio Bero es como una canción más que como un poema; su musicalidad tiene eco pop, purpurina y maquillaje. Pero es en el proceso de retirada de esa máscara donde su escritura se hace profunda, nunca hiriente, y hurga en los secretos más oscuros del corazón humano. Siempre desde el respeto, la educación y una sana admiración por el hombre solo que somos cada uno de nosotros.

La calma luchada es el premio que obtenemos cuando dejamos de herirnos a nosotros mismos por el pasado que se ha ido; cuando vivimos el hoy a pleno pulmón y evocamos, agradecidos, cada capa de esa vida múltiple y diversa que el Amor nos regala a cada paso que damos.

Ninguna ciudad es eterna: puro Iñaki Echarte Vidarte en Venecia

Arte/ Art, El día a día/ The days we're living, El mar interior/ The sea inside, Libros que he leído/ Books I have read, Literatura/Literature

Venecia. Un viajero enamorado. Un turista íntimo, que recorre cada esquina, que se fija en el detalle más ínfimo de una sombra, de un claroscuro. Y en las figuras de los gondoleros, en esos ojos y en esos brazos; la mirada ausente de los turistas del montón y de la imagen fugaz. Y en el atardecer de oro y los reflejos argentinos de la luna en los mármoles desnudos. Y el rumor del agua que llega y se frota una y otra vez, insomnes, sobre esas calles imposibles de Venecia.

Iñaki Echarte Vidarte recorre la ciudad acuática con paso de plomo. Su mirada es como su lenguaje, llena de poesía. Y retrata cada espacio de esa ciudad imposible revelando un nuevo secreto, trayendo a la luz un significado perdido y encontrado. Iñaki Echarte Vidarte, como poeta, escarba en lo más profundo de una ciudad de maravillas para pescar las perlas más hermosas, las más raras y por tanto, las que pasan más desapercibidas. Y las muestra en un conjunto de relatos cortos y de fotografías maravillosas con el pudor justo, con la desnudez adecuada, sin faltar una coma, sin desperdiciar nada de una ciudad que late viva en sus arterias.

Nada como un poeta para nadar en esos canales, para extraer secretos olvidados, historias que se han perdido, susurros que cada esquina sugieren, relatos imposibles que sólo cobran sentido en esta ciudad soñada y sin embargo tan escondida. Nada como un poeta para sacar lo oscuro de los hombres y su misma belleza salvaje y compartirla en cada página, con cada imagen de esa ciudad única, bella y sórdida a la vez. Y por tanto, fascinante.

La prosa de Iñaki Echarte Vidarte bebe de su lírica. Pero el ritmo de estos pequeños relatos es el del mar, el vaivén y el golpeteo del agua en las paredes rugosas de unos canales que nunca descansan: de los turistas durante el día, del influjo de la luna de noche. Y en cada relato nos regala un aspecto del alma humana, un boceto de su cuerpo, una imagen poderosa que a veces pesa más que las palabras que la acompañan.

Ninguna ciudad es eterna es el primer guiño de Iñaki Echarte Vidarte para compartir con sus lectores esa cualidad que le caracteriza de ser turista sin serlo, o como eran aquellos personajes literarios, que vivían y sufrían y gozaban de las ciudades que les embrujaban. Nadie como él para enseñarnos Venecia, porque Venecia en sus palabras, y en sus fotografías, es el corazón de una ostra que esconde en su seno, el tesoro más buscado: la perla de la levedad, el sueño de lo pasajero, la certeza (a veces inútil) de saber que nada, ni Venecia, es para siempre.