El príncipe y la modista

El día a día/ The days we're living, Libros que he leído/ Books I have read, Literatura/Literature

3888

Hay algo en la literatura actual que me intriga. En aras de la integración, del buenrollismo, estamos perdiendo profundidad. El huracán puritano que nos envuelve, trufado por erróneas percepciones de individualismo e igualitarismo desmedido, está haciendo florecer en la sociedad un movimiento que me aterroriza porque atenta directamente sobre el bien más preciado del hombre: su libertad intelectual. Ya todas las justificaciones que se arguyen para explicar esas necesidades inactivan per se la necesidad de este movimiento, que como todo lo humano, tiene su lado oscuro y su lado resplandeciente.

El príncipe y la modista es un cuento gráfico creado por Jen Wang y editado por Sapristi. De preciosa factura y de una sencillez que desarma, sólo su fin simplista no termina de ser convincente. Desde una perspectiva adulta. Y aunque no creo que sea ése su público, su lectura, su disfrute (porque es una historia tierna y maravillosa, improbable y carente de temporalidad, cierto, pero tan encantadora que podemos pasarlo por alto) es sano. Me aventuro más: estaría bien que los niños pudieran acceder a este cuento de hadas como una forma de entender lo maravillosa y diversa que puede ser la psique humana.

Porque Jen Wang ha dibujado y escrito un cuento de hadas. No hablamos aquí de la profundidad onírica y poética de Hans Christian Andersen, cuyo calado literario es tan profundo y tan simbólico que seríamos incapaces de crearlo en este tiempo nuestro de alarmante sequía artística; El príncipe y la modista no posee ninguna de las cualidades que la llenarían de cualidad literaria porque es simple, quizá en exceso, y sobre todo porque carece de una línea temporal que le ofrezca verosimilitud como obra creativa. Pero de lo que no carece, al contrario le sobra, es de energía, valentía, belleza y libertad. Y eso es maravilloso.

La creación de Jen Wang está acorde con los tiempos que vivimos: tramas simples, sin poso, con escasa complejidad psicológica (perdón, apenas bucea en la superficie de unos personajes que valen su peso en oro); inverosímiles al no poseer un marco de referencia temporal, pero valientes, contradictorios y sensibles. La historia de El príncipe y la modista imbrica temas tan diversos como la pansexualidad (¿sensualidad más bien?, pues aunque la identificación sexual está desde la página uno, no hay ni un atisbo de sexualidad explícita en todo el relato), el miedo a ser diferente, a crear y a ser aceptado; la lucha entre la tradición y la modernidad, la aventura transformadora que nos depara aceptar nuestras diferencias una vez superados los límites que nos confinan y finalmente el amor: filial y de pareja. Una historia que podía llegar profundo pero que sin embargo se queda en la superficie, porque así son los tiempos en los que vivimos, pero con tanta fuerza, que su mensaje trasciende las páginas del libro y se instala con un positivismo muy actual, muy de hoy.

 El príncipe y la modista es un libro precioso, que bebe sin duda de clásicos más valientes (escritos en otras épocas más difíciles y encorsetadas que la nuestra, en cambio) y Jen Wang además nos regala pequeños atisbos de lo que conlleva la creación de una obra gráfica, especie de enseñanza para quien desee aventurarse en un mundo tan complicado como es el de idear una historia y hacerla viva a través de la tinta y el pincel. Eso también es un punto a su favor.

Una pena que estos tiempos nos impidan adentrarnos en profundidad en las complejidades de la individualidad humana; que prevalezca lo fácil a lo adecuado; el miedo a no vender sobre la obra maestra que creadores tan estupendos podrían hacer. Pero eso no quita la belleza de lo publicado, ni la intención de lo narrado, ni el retrato actual de la sociedad que nos lee. Creo que Jen Wang nos sorprenderá con obras más maduras sobre la psique humana, porque El príncipe y la modista promete mucho, da mucho, pese a su aparente sencillez y su hueca simplicidad.

00210004_916

Paris sera Toujours Paris: la vida es ensueño

El día a día/ The days we're living, Libros que he leído/ Books I have read, Literatura/Literature

portada_paris-sera-toujours-paris_maxim-huerta_201805301327

Nada como adentrarse en la prosa de Màxim Huerta para navegar por París. Si la ciudad ha sido para muchos un sueño, vivirla a través de sus ojos en un ensueño azul y gris y rojo, lleno de fluidez acuática y de carnosidad, olores y sabores. El París de Màxim Huerta es ruidoso, preciso, lleno de detalles que explican la vida actual, vívido y palpable (de suerte que sentimos los pasos sobre adoquines mojados  y oímos el entrechocar de copas Pompidou llenas de champán entre risas y desvíos), evocador y único, porque fue única París en un tiempo ya ido y lo es, todavía, en el recuerdo del escritor.

 Paris sera Toujours Paris, en una bellísima edición a cargo de Editorial Planeta, en donde se aúnan la prosa muy Màxim Huerta (enamorada, canalla y discretamente irónica) con las ilustraciones maravillosas de María Herreros, es una obra hecha con cariño. Nada más bello que el olor de esas páginas con peso, donde los colores nos hablan de París con la misma fuerza que las palabras escritas o las imágenes dibujadas; nada más concreto que el sueño de un escritor que ha vivido una ciudad y la evoca en la distancia, y el sello de un periodista que, suerte de guía turística, nos descubre las entrañas de una ciudad sin desnudarla por completo, a modo de esas amantes superfluas ya perdidas en el tiempo: pieles salvajes que no carecen por completo de adornos. Todo en Paris sera Toujours Paris se vive como un ensueño; cada detalle, cada curiosidad; cada capítulo es un latido, cuya sístole insufla de aliento una vida que fue y cuya diástole nos lleva al remanso del día a día, en un ejercicio melancólico, pero todavía hermoso, de una ciudad que ha querido ser centro del mundo y que ya no lo es.

París no es ya esa París: es una dama arreglada que soporta las embestidas de tiempo, pero con evidentes signos de desgaste. Ni su belleza permanece ajena a la mediocridad de la actualidad. Siendo rabiosamente moderna hace un siglo, en nuestros días se muestra orgullosa pero algo abatida, cansada de turistas, pero siempre atractiva. El que tuvo retuvo, suelen decir. A París ya no la cantan ni la retratan ni la justifican ni la veneran esos talentos inmortales de la cultura y del buen vivir, pero todavía perduran aquí y allá espíritus salvajes que recuperan ese hálito travieso, que aprecian las vibraciones mágicas de lo que fue una ciudad única y que apenas sobrevive en las riberas de una postal. Màxim Huerta adora una París que es más ensueño que realidad; que ha sido y ya no es, pero que fue: gracias a él cada adoquín habla, cada farola tararea una melodía, cada paseo tiene una explicación y cada joya producida por la cultura efervescente de un momento único nos recuerda que somos capaces de todo lo alto y lo bajo como raza y como ideal. Paris sera Toujours Paris mientras autores como María Herreros y Màxim Huerta se afanen por recobrar y recordarnos con publicaciones llenas de belleza, que la grandeza va de la mano de la diversión, que la fiesta tiene un precio y el arte otro, y que de lo informe nace lo excelso, y que lo imperecedero sufre los vaivenes de la vida con espíritu de lucha y cuerpo de metal.

Ojalá algún día Madrid merezca un homenaje semejante, por bella, misteriosa, dura, canalla, divertida e irreal. Pero, mientras tanto, disfrutemos (sin dejar de mirar de soslayo la gran pobreza y podredumbre de toda gran ciudad) de Paris sera Toujours Paris, por siempre.

Pequeñas historias de amor

El día a día/ The days we're living, El mar interior/ The sea inside, Literatura/Literature, Lo que he visto/ What I've seen, Los días idos/ The days gone

kit

@RalfPascual

Nos miramos. Así. Sin más.

Nos sonreímos. Hoyuelos que enmarcaban unos labios finos. Ojos azules, pequeños, brillantes.

Me llegaba a la cintura. Sentado. De pie, a los hombros.

Pelo castaño, alborotado, fresco de gimnasio. Incluso ese suave olor a cloro, jabón sin aroma y el cuello libre en la camisa impoluta.

Hola, nos dijimos al unísono. Y los hoyuelos siguieron seduciéndome. Y esos ojos que desparecían entre la sonrisa.

Guapo. Al menos parecía el más guapo del mundo.

Me dio la mano. Se la así. Un apretón amable, contundente en su fuerza, pero tampoco tanto para destrozarme la muñeca. Esos brazos podrían hacer de un abrazo una experiencia única.

Sonrió. Yo le imité.

Ven, dijo. Y me señaló un taburete. Allí, sentado, estábamos casi a la par. Sus labios cerca de los míos, su barba jugueteando con mi boca. Cosquillas y sonrojos.

Nombres, sólo nombres, por favor. Yo podría haberme inventado uno, pero no mentí. Puede que el suyo no fuera real, pero a mí me pareció perfecto para él: le iba.

Una copa. Bueno, dos. Picamos algo. Tenía hambre canina. De mí.

Y nos fuimos cogidos de la mano como si nos conociéramos de siempre. Y puede que así fuera.

En su cuerpo todo era una aventura. Me sentía cómodo. Su blancura tostada, sus lunares en la espalda y uno más claro cerca del corazón. Y sus manos gráciles y unas piernas como un universo. Por la ventana entraba una brisa ligera, llena de estrellas, y la algarabía de los borrachos en fiesta.

Nos miramos desnudos. Así. Sin más.

Nos sonreímos. Pelo revuelto, olor a deseo calmado y algo pegajoso.

Se levantó. Le acerqué una toalla. Se miró en el espejo, se atusó el pelo hecho un lío y se encogió de hombros.

Desde el baño oía sus abluciones. Yo me acerqué a la ventana abierta. El reflejo de las luces de la ciudad recortaba la sombra de mi cuerpo. Suspiré. A pleno pulmón.

Lleno. Vacío. Pero pleno.

Me abrazó por la espalda, asomando su cabeza por entre mis brazos.

Sonrisa y hoyuelos y ojillos azules brillantes.

Nos quedamos dormidos abrazados. Y nos despertamos horas después. Él antes que yo.

Cuando abrí los ojos ya no estaba.

Una notita, con pésima caligrafía, me daba las gracias por un rato de amor.

Ni una seña, ni un número.

Tiré el papelito a la basura. La ciudad despertaba alborotada a través de la ventana abierta.

Suspiré. Me rasqué la espalda. Sin más, me encaminé a la cocina e hice un desayuno para dos.

El suyo quedó frío. Y mi cama, cálida. Sin él.

El poemario de Lluis Mosquera

Arte/ Art, El día a día/ The days we're living, Libros que he leído/ Books I have read, Literatura/Literature

 

9788494782855.jpg

Mi poemario debería estar en  todas las casas de Lluis Mosquera es una delicia editada por Ediciones Hidroavión, que tiende a publicar pequeñas maravillas.

Joven y profundo y ligero (ahora lo llaman intenso, que viene a ser lo mismo: joven y profundo y ligero son sinónimos), en las páginas escritas por Lluis Mosquera de verso real, ironía impúdica y prosodia veterana (escondido en la aparente superficialidad, nos damos cuenta que el autor es un poeta verdadero) hay mucho de sí mismo, y no hay nada, pero nada que atrape más que ese desnudo integral de un alma que sólo quiere crear para ser ella misma.

Hay versos juveniles, llenos de gracia; hay un esfuerzo verídico por acercar el acto poético al lector no habituado a la poesía, que quizá lea el poemario por afinidad hacia el autor, por simpatía o por curiosidad. Para mí, esto le añade levedad a lo escrito y mordacidad al estilo, que el autor no necesita pero quizá los tiempos actuales de alejamiento de la lectura e imposición de lo visual, sí.

Hay versos de una profundidad desarmante, lejos de prosopopeya y afectación,  que llegan directos al corazón. Lluis Mosquera no se esconde; es abierto, franco, se ofrece literalmente desnudo entre unas páginas que son su corazón y su sueño y su día a día. Magnético, sensual y áspero, los poemas de Lluis Mosquera atrapan por su ritmo (tiene verso en las venas este joven poeta) tanto por su claridad, no le hace daño ser mordiente ni le afecta ser locuaz. No busca metáforas (o no como las buscaría yo); le son innecesarias: nos narra un día a día duro y hermoso, pero sobre todo libre. Quizá el concepto del primer poemario de Lluis Mosquera sea ese: soy yo, soy así, soy libre y así escribo y aquí estoy.

Poesía del siglo XXI cimentada (como la de Jordi Tello, por ejemplo) por la gran tradición literaria española. Cuando Lluis Mosquera pierde el miedo de sí mismo y da rienda suelta a su verdadero espíritu, su poesía deja de ser urbana y se acerca a lo divino, a lo íntimo, a todo aquello que late en nuestro interior y nos hace reír, llorar, abrazar y desear que nunca nada de lo bueno se acabe.

Su poemario debería estar en todas las casas, sin duda. Y más los que, de seguro, estarán por venir.

lluis-mosquera-kcHB-U501084176520V5E-624x385@Las Provincias

©Ricky Merino

Jordi Tello: Todos los días de aquel verano (y alguno más)

Arte/ Art, El día a día/ The days we're living, Libros que he leído/ Books I have read, Literatura/Literature

9788416517039

Porque el verano es eterno, sobre todo en nuestro corazón, Jordi Tello reúne un buen puñado de relatos poéticos (me encanta esta definición pues, estando este blog inundado de ellos, no se me hubiera ocurrido jamás) llenos de calor, sudor, sol, sombras, siestas y sensualidad.

La voz del poeta aborda el lenguaje moderno con tristeza a veces, con cinismo y con ternura y muchas veces melancolía del deseo, y nos transporta a todas y cada una de las situaciones a las que nos lleva el amor, la sensualidad, la amistad, la familia, los sueños y las pesadillas y que conforman ese arte que a veces damos en llamar vida que se vive.

Hay vida en las páginas de Todos los días de aquel verano (y alguno más), en edición muy cuidada de Ediciones Urano. Jordi Tello se distingue de otros poetas que acarician la prosa como Chris Pueyo, por ejemplo, en su visión de la vida poetizada, o de la poesía vivida más bien. En todos los relatos que leemos encontramos un poso de nostalgia por el tiempo ido, a veces desperdiciado, siempre rememorado, al ser conscientes de su fugacidad, de su fragilidad y de su eterno vaivén. Jordi Tello sabe que el amor, cualquier clase de amor, es líquido, informe, incapaz de ser almacenado ni de moldearse. Sabe, además, que la vida es un carrusel de sorpresas y decepciones, de hallazgos deslumbrantes y agudas heridas que nos deja ciegos y doloridos por mucho tiempo.

El verano es el epítome de lo fugaz, de lo bello, de la juventud, de lo fácil. Todos los días de aquel verano nos evoca ese período largo, lleno de promesas, que jamás volveremos a vivir con el mismo desparpajo, la misma inconsciencia, la misma piel sin cicatrices. Jordi Tello habla de cada una de las cicatrices de la vida, doradas por la canícula, con voz directa, intensa, incandescente, llena de una sensualidad excitante y libre, y las acepta, retratándolas, a pleno sol.

28763093_345002496018464_3139325079934992384_n

Jurásico Total: Dinos contra Robots.

Arte/ Art, El día a día/ The days we're living, Libros que he leído/ Books I have read, Literatura/Literature

9788420487328

La segunda entrega de las aventuras de nuestros cinco valientes dino-aventureros. Escrita a cuatro manos por Sara Cano y Francesc Gascó con las estupendas ilustraciones de Nacho Subirats, editada por Alfaguara, perteneciente al grupo Editorial Penguin Random House, ya está con nosotros. Una apuesta por la literatura juvenil que aúna aventura sin respiro y Ciencia, y cómo la Ciencia puede llegar a ser divertida una vez se junta con el Arte.

Siguiendo la estela de la primera entrega, y liberado el relato ya de las presentaciones de unos personajes arquetípicos y simpáticos que nos roban el corazón, Jurásico Total: Dinos contra Robots nos adentra más en la misteriosa historia de Pangea, sus intrincadas relaciones, ese mundo paralelo en el que conviven dinosaurios de épocas distintas influenciados por inteligencias desarrolladas que intentan manipular lo que les rodea, en un choque frontal entre el Mal y el Bien, entre lo correcto y lo inadecuado, que vale de reflejo de nuestro propio mundo.

Dinos contra Robots es un relato de aventuras trepidante, donde no dejan de ocurrir cosas: nuevos personajes poliédricos y misteriosos que aportan profundidad y chispa a la historia; el desarrollo personal de cada uno de sus protagonistas; el deseo de poseer, la adicción que puede provocar y la responsabilidad que conlleva ejercerlo; la fuerza de la amistad, de la que aflora la más pura de las lealtades, y esa historia oculta de la que nuestros cinco héroes, con sus poderes asignados, van descubriendo página a página.

fotonoticia_20180523170315_640

El paralelismo con nuestra cultura sigue estando entre sus líneas; la necesidad de ser mejores; el deseo de conectar y ser aceptado; esa línea delgada que separa el miedo al error de la algarabía del éxito, y el conocimiento hecho sencillez sobre un mundo fascinante que la Humanidad, conforme a la Ciencia, ha ido reconstruyendo a base de fósiles, estudios microscópicos e imaginación.

La prosa de Sara Cano y Francesc Gascó está llena de velocidad, pero también de una cadencia maravillosa; no hay baches en sus búsqueda de la aventura; las ilustraciones de Nacho Subirats aportan gran parte de fantasía, y también de realismo, a la historia contada y nuestros cinco héroes continúan creciendo conforme pasan sus páginas y se enfrentan a sus decisiones, a sus acciones y a sus consecuencias.

Todo en Jurásico Total es un gusto. Todo se disfruta y se aprende. Y todo basado en información científica de alto nivel y muy actualizada. Y sigue demostrando que Literatura, Dibujo y Ciencia pueden ir de la mano construyendo historias llenas de pasión, de información veraz y de entretenimiento. De pura vida.

Un segundo libro excelente. Ojalá la editorial se anime a dar paso al resto, para así poder añadir una colección nueva, y única, de aventuras extraordinarias que les ocurren sin querer a cinco chicos en su camino (accidentado, como no podría ser de otro modo) por ser verdaderos héroes. De sí mismos.

maxresdefault-1