Del ocaso al amanecer

Arte/ Art, El día a día/ The days we're living, El mar interior/ The sea inside, Los días idos/ The days gone

_DSC3588

Así te quiero. Como la rotación de la tierra, entera sobre sí misma; como la singladura de la luna que se asoma allá, ¿ves?

El ocaso caliente, rojo y azul profundo, como tus labios y el roce de tu piel.

Tu cabello abandonado en la almohada, los ojos cerrados, la boca entreabierta y el cuerpo entregado. Así te quiero. Del anochecer a la mañana, cuando se enfría el verano y perla de rocío a las hojas.

Tu sudor y el mío bautizan nuestras pieles. Y nos besan chiquito. Y me hacen cosquillas, con tu corazón cerca del mío. Así es nuestra historia de amor: pequeña, aunque se extiende del ocaso al amanecer con una curva perfecta: la de tu cintura.

Me gusta cuando hablas, y también cuando me besas. Cuando callas, el arrullo de las estrellas se asoma por la ventana y te mece entre mis brazos hasta que llega el sueño. Del ocaso al amanecer somos un planeta único, sin lazos, sin más hermandades que nuestros abrazos, nuestros deseos entrelazados.

No hay más mundo que el nuestro, no más universo que tu mirada. Y la mía.

Cada segundo cuenta, cada sensación y también cada descanso. Del ocaso al amanecer soy tuyo y tú dueño del mundo. Reyes y siervos de nuestros corazones; manos llenas, pies desnudos y el amor arriba, brillando entre los dos del ocaso al amanecer.

Y oírte un hasta mañana y oírte un buenos días. Y la sonrisa tímida y la sábana volando entre las rodillas. Así somos tú y yo del ocaso al amanecer. Para volver a empezar, día a día, una vez más.

Pequeñas historias de amor (III)

Arte/ Art, El día a día/ The days we're living, El mar interior/ The sea inside, Lo que he visto/ What I've seen, Los días idos/ The days gone, Música/ Music

yo sere tu espejo

@RalfPascual

Te veo. No puedo dejar de hacerlo. Cada pincelada de tu pelo, cada movimiento de tu cuerpo, cada poro de tu piel.

Te veo. Eres como el terciopelo, rodando suave por mi corazón, acariciando cada latido. Andante, andante, me lleno de ti.

Quiero gritarte. Quiero besarte. Sentir esos labios suaves, encender un deseo tranquilo que acabe, andante, andante, en un chorro de ardor.

No hables. No ahora. Ven. Acércate. Déjame abrazarte. Y tócame. Siente mi cuerpo como yo sentiré el tuyo, y emitamos un canción que, andante, andante, nos llevará a la pasión.

A veces sólo necesitamos eso: la caricia presta, la escucha, la palabra dicha, el mohín perfecto, para escalar en el corazón y hundirnos, enormes, en él.

Así lo has hecho con el mío. Déjame morderte el tuyo, de a poquito, hasta que las cosquillas te lleven a abrazarme, andante, andante, hasta terminar llenos tú de mí, yo de ti.

Seamos música y atardecer; seamos poema y carrera. Seamos viento y tierra sólida. Seamos un sueño y una realidad fugaz, como el verano que corre, como la sangre que late entre los dos.

Hay luciérnagas en tu mirada y gaviotas en el cielo. El mar estalla a nuestros pies. Y me vuelvo arena entre tus dedos, me siento espuma entre tus labios. Y andante, andante, me hundo en ti hasta desaparecer en tu piel, hasta ser uno contigo, hasta ser yo mismo contigo dentro.

Mañana ya se verá. Mañana será otro día. Por ahora, andante, andante, hagamos de la noche un encuentro de amor.