Pequeñas historias de amor (III)

Arte/ Art, El día a día/ The days we're living, El mar interior/ The sea inside, Lo que he visto/ What I've seen, Los días idos/ The days gone, Música/ Music

yo sere tu espejo

@RalfPascual

Te veo. No puedo dejar de hacerlo. Cada pincelada de tu pelo, cada movimiento de tu cuerpo, cada poro de tu piel.

Te veo. Eres como el terciopelo, rodando suave por mi corazón, acariciando cada latido. Andante, andante, me lleno de ti.

Quiero gritarte. Quiero besarte. Sentir esos labios suaves, encender un deseo tranquilo que acabe, andante, andante, en un chorro de ardor.

No hables. No ahora. Ven. Acércate. Déjame abrazarte. Y tócame. Siente mi cuerpo como yo sentiré el tuyo, y emitamos un canción que, andante, andante, nos llevará a la pasión.

A veces sólo necesitamos eso: la caricia presta, la escucha, la palabra dicha, el mohín perfecto, para escalar en el corazón y hundirnos, enormes, en él.

Así lo has hecho con el mío. Déjame morderte el tuyo, de a poquito, hasta que las cosquillas te lleven a abrazarme, andante, andante, hasta terminar llenos tú de mí, yo de ti.

Seamos música y atardecer; seamos poema y carrera. Seamos viento y tierra sólida. Seamos un sueño y una realidad fugaz, como el verano que corre, como la sangre que late entre los dos.

Hay luciérnagas en tu mirada y gaviotas en el cielo. El mar estalla a nuestros pies. Y me vuelvo arena entre tus dedos, me siento espuma entre tus labios. Y andante, andante, me hundo en ti hasta desaparecer en tu piel, hasta ser uno contigo, hasta ser yo mismo contigo dentro.

Mañana ya se verá. Mañana será otro día. Por ahora, andante, andante, hagamos de la noche un encuentro de amor.

El poemario de Lluis Mosquera

Arte/ Art, El día a día/ The days we're living, Libros que he leído/ Books I have read, Literatura/Literature

 

9788494782855.jpg

Mi poemario debería estar en  todas las casas de Lluis Mosquera es una delicia editada por Ediciones Hidroavión, que tiende a publicar pequeñas maravillas.

Joven y profundo y ligero (ahora lo llaman intenso, que viene a ser lo mismo: joven y profundo y ligero son sinónimos), en las páginas escritas por Lluis Mosquera de verso real, ironía impúdica y prosodia veterana (escondido en la aparente superficialidad, nos damos cuenta que el autor es un poeta verdadero) hay mucho de sí mismo, y no hay nada, pero nada que atrape más que ese desnudo integral de un alma que sólo quiere crear para ser ella misma.

Hay versos juveniles, llenos de gracia; hay un esfuerzo verídico por acercar el acto poético al lector no habituado a la poesía, que quizá lea el poemario por afinidad hacia el autor, por simpatía o por curiosidad. Para mí, esto le añade levedad a lo escrito y mordacidad al estilo, que el autor no necesita pero quizá los tiempos actuales de alejamiento de la lectura e imposición de lo visual, sí.

Hay versos de una profundidad desarmante, lejos de prosopopeya y afectación,  que llegan directos al corazón. Lluis Mosquera no se esconde; es abierto, franco, se ofrece literalmente desnudo entre unas páginas que son su corazón y su sueño y su día a día. Magnético, sensual y áspero, los poemas de Lluis Mosquera atrapan por su ritmo (tiene verso en las venas este joven poeta) tanto por su claridad, no le hace daño ser mordiente ni le afecta ser locuaz. No busca metáforas (o no como las buscaría yo); le son innecesarias: nos narra un día a día duro y hermoso, pero sobre todo libre. Quizá el concepto del primer poemario de Lluis Mosquera sea ese: soy yo, soy así, soy libre y así escribo y aquí estoy.

Poesía del siglo XXI cimentada (como la de Jordi Tello, por ejemplo) por la gran tradición literaria española. Cuando Lluis Mosquera pierde el miedo de sí mismo y da rienda suelta a su verdadero espíritu, su poesía deja de ser urbana y se acerca a lo divino, a lo íntimo, a todo aquello que late en nuestro interior y nos hace reír, llorar, abrazar y desear que nunca nada de lo bueno se acabe.

Su poemario debería estar en todas las casas, sin duda. Y más los que, de seguro, estarán por venir.

lluis-mosquera-kcHB-U501084176520V5E-624x385@Las Provincias

©Ricky Merino