Por lo que sabemos/ For All We Know.

For All We Know. Rod Stewart.   

Por lo que sabemos, quizá no volveremos a encontrarnos otra vez. Quizá todo esto no haya sido más que una casualidad, Piernas de Alambre. Tal vez llegar a abrazarte haya sido un pequeño regalo que nos debía el Destino. No lo sé.

Por lo que sabemos, mañana puede que no llegue nunca y este encuentro, este reencuentro, quede grabado en la memoria de los días con la intensidad de una cicatriz o de un sueño. Quién lo sabe.

Verte a mi lado es para no creerlo. Mi corazón corre a una velocidad untuosa, como si supiera algo que nosotros ignoramos; como si supiera que el mañana, que llegará muy pronto, no esté hecho para nosotros si no para otros, que vienen detrás, y que merecen vivir su historia.

Una historia mejor que la nuestra.

Tienes una nena. Preciosa y morena como tú. Y qué despierta es. Y qué dulce. En eso no se te parece.

Verte a su lado ha sido una sorpresa. Decirte buenas tardes y ver esa sonrisa de pocos dientes casi me deja sin aire. Esas piernitas corriendo, esos bracitos regordetes que te abrazaban el cuello con ardor y ansia, egoístamente como sólo los niños nos abrazan, llena de la intensidad que nace de la suprema seguridad, ésa que una vez sentí a tu lado.

Y tú sonreías al verme llegar por la calle atestada. Y reconocerme en medio de la gente a pesar de haber cambiado, de no ser el mismo. Y saludarme con un abrazo enorme, con un silencio cómplice y tuyo.

Sin preguntas. Sin explicaciones.

Tú no quisiste darlas. Y yo ya no las necesito. No de ti.

Piernas de Alambre… Por lo que sabemos, nuestro amor es real en un vericueto de la vida, en un pasado que llega sólo en deseos hasta mí. En un espacio en el que esa personita, todo sonrisas, no está; ni el recuerdo de un dolor único y mío, ni la marcha callada de tu abandono, ni una cama fría, ni una casa vacía.

Por lo que sabemos, quizá no nos encontremos de nuevo. El silencio entre los dos forma parte de nuestra esencia, y las palabras no dichas hablan por sí mismas, y se dicen muchos secretos que nuestras bocas callan. Y sin embargo, qué bien se está a tu lado, Piernas de Alambre, como si el tiempo no pasase ni tuviese un final.

Por lo que sabemos, el amor todavía late en nuestras arterias, todavía inunda de sangre al pobre corazón. Qué suerte la suya que late y late pese a las ausencias, que se inflama por tu compañía.

Así que, antes de que te vayas y te lleves tu vida contigo, y a esa joyita preciosa, que podría haber sido nuestra, acércate a mí y dime con esa voz de terciopelo oscuro lo feliz que eres, la calma que habita en tu vida, el ritmo pausado de un hombre apolíneo que cría una barriguita en un cuerpo de atleta y que ha hecho nacer una maravilla de sonrisas y palabras inconexas.

Por lo que puedo saber, tal vez no la vea más, ni a su padre tampoco. Por lo que sé, podría abrazarte hasta quedarnos sin aire entre los cuerpos, y podría arrullar tu boca sabrosa hasta un pasado anterior a todo esto, en un tiempo en el que sólo yo, perdido en mis sueños, era feliz.

Pero descuida, por lo que sabemos, eso nunca pasó ni podrá ocurrir; no importa lo que traiga el mañana, ni con quién esté mañana.

Porque habrá un mañana, aunque no estemos juntos. Aunque este instante bendito se extienda hasta la eternidad.

Qué risas, qué charla tan animada, cómo resumimos dos vidas en diez minutos, cómo retrasamos decirnos adiós.

Y  mi corazón late entre tus manos y tú las miras y aún sigues sorprendiéndote de eso.

No sé qué pasará mañana, el futuro es tan impredecible… Encontrarnos ha sido una prueba de ello, y seguirnos queriendo, a tu manera y a la mía, es casi un milagro.

Nunca te diría hasta mañana, nunca dejaría que el tiempo pasase… Pero, por lo que sabemos, ese momento llegará y volverás a tu vida perfecta de hombre perfecto, y yo me quedaré donde siempre, caminando en la distancia, sabiendo que el mañana puede que no sea para mí en esta soledad sonora, en este siglo de mi vida del que has vuelto a formar parte.

Te pediría que me amases; te pediría que me arrullases por última vez. Pero, por lo que sabemos, puede que nos encontremos de nuevo y puede, incluso, que vea crecer a esa belleza paticorta que te sigue adonde vas, con una fe ciega y un corazón hambriento.

Te pediría que te quedases conmigo, que vivieses conmigo, que volvieses a mí. Pero ambos sabemos que tú no lo harías y que yo ya no lo necesito.

Por lo que sabemos, todo puede pasar. Así que este instante bendito lo alargamos hasta la oscuridad de la tarde y hasta el arrullo de las estrellas. Es un sueño, un deseo y una alegría. Y una liberación.

Te quiero, Piernas de Alambre. El mañana está hecho para los amantes y para los niños que nacen a veces del amor y a veces del error. Por lo que sabemos, la vida es así.

Al menos la tuya.

Y la mía.

Gracias por haber estado en mi vida; pese a todo, después de todo. Por lo que sabemos, has sido lo mejor de mi vida y yo, para ti, alguien más que dejó una huella, una huella que, quizá, llegue hasta la mañana…. ¿Pero quién sabe lo que vendrá mañana?

Mientras tanto, quedémonos juntos un ratito más, charlando desenfadados, callando, riendo con el corazón, hasta que salgan las estrellas. O hasta el nuevo día. O hasta la eternidad.

Juntos y separados, Piernas de Alambre, tú y yo, para siempre.

5 thoughts on “Por lo que sabemos/ For All We Know. Deja un comentario

  1. Hermoso post, me recuerdas a un jardinero de Versalles, creando las más hermosas composiciones florales, para mayor gloria de sus dueños, sólo que tus flores…las palabras y tu Reina la belleza, que como monarca absoluto, sólo baja la cabeza ante su Dios…el amor, porque en el fondo amor y belleza caminan juntos de la mano y parece que ambos son tu Grial personal… dando sentido a la vida de ese Perceval moderno que en lugar de cabalgar por las leyendas de Europa, navega por ese inmenso mar que es internet…lo dicho hermoso

  2. Tan hermoso es, que me ha inspirado una poesía…pero me parece tan brutalmente hermosa, que me da pudor que en internet alguien pueda violarla, y quedarme sin ella, aunque te la merezcas…quizás pueda ser semilla de algo más grande

    1. No creo ser merecedor de tan bella loa pero muchas gracias, de verdad, Lázaro. Eres muy amable. Y espero que la poesía pueda ser conocida para poder admirarla.
      Muchas gracias, de corazón.

  3. Ummm…no sé, es demasiado profunda, demasiado obscena, si me permites la expresión, de ahí que hubiese dicho que es brutal…es cómo si me encontrase en una playa nudista, y no pudiese exhibir mi cuerpo desnudo. Me aterroriza que se interprete mal…algún día te la regalaré, creo, sinceramente que es bonita, breve, pero bonita. Caprichos de las musas, probablemente. De hecho la mariposa (así es como yo describo la inspiración, la siento como una mariposa, que vuela caprichosa, errática, hasta que decide posarse en una rama y tú puedes atraparla con toda su hermosura), vino en el autobús, en el trayecto que me lleva desde casa hasta el trabajo, la causa fue tu relato, que en cierto modo me recuerda, algo de mi vida…Gracias por haberme leído.

    1. Pues pasa con toda expresión artística: llega un momento en que no queda más remedio que mostrar la desnudez. Pero cada persona tiene su propio ritmo interior.
      Es mucho más fácil con desconocidos, claro; la impresión mayor nos la llevamos con aquellos cercanos a nosotros que descubren cosas no escondidas, pero sí más ocultas.
      Y encantado de leerla cuando lo desees.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s