Júrame/ Promise me.

   Pupila con pupila los dos yacemos juntos.

   Nuestra respiración acompasada como una coreografía. Nuestras voces susurradas y calladas. El vaho que nace de las bocas abiertas y que termina en beso.

   Caricias que dibujan relieves de piel abandonada y recuperada, que estallan en jadeos y nuevas palabras inventadas en ese lenguaje propio de los amantes.

   Esos que somos tú y yo.

   Labios con labios. Lenguas y dientes. Y manos y pies. Todos encontrados en un remolino de sensaciones, confundiendo los dedos y los tactos, revoltijo tuyo y mío de orillas disueltas, carentes de tiempo, fluyendo dentro de un espacio finito y maravilloso.

   Júrame que, aunque pase mucho tiempo, éste será nuestro hogar. Tu piel y la mía, tus besos y los míos, tu pecho y el mío en un encuentro desesperado y luminoso, lleno de ansia y de reposo. Júrame que, aunque el tiempo se diluya una y otra vez, la calma y la pasión unidas vivirán en nuestros corazones, ardiendo de fiebre por la cercanía y tiritando de frío en las lejanía de las horas que pasamos separados. Júrame que, aún sin sabernos del todo, sabremos de nosotros con los ojos cerrados, sentiremos la presencia uno del otro, buscaremos el encuentro como el sediento una fuente fresca.

   Sed. Hambre. Reposo e involuntario abandono. Tú y yo yaciendo juntos y separados. Jadeantes y dichosos. Y nerviosos por lo nuevo, por el porvenir.

   Júrame que, aún queriéndome, me dejarás marchar. Júrame que, aún no deseándolo, me abrazarás con pasión y me amarás con el pensamiento, de lejos y de cerca, porque nadie más que yo estará junto a ti. Júrame que, aunque pase mucho tiempo, no olvidaremos este día y esta noche, en el que las estrellas se diluyen en tu pupila y la mía, y en la que sellamos con un beso enamorado la búsqueda de la luna, el hartazgo del placer.

   Quiéreme. Quiéreme hasta el resuello. Exactamente como yo te quiero a ti. Y nada será amargo: ni el paso del tiempo, ni las separaciones necesarias, ni las decepciones que están por venir, ni las sorpresas del destino.

   Los dos yacemos juntos. Tu respiración agitada. Tu mirada serena, que mira más allá y que me dibuja en esta locura de amor. Mis manos de barro, tus brazos de bronce, nuestras almas se funden en una aleación nueva.

   Nos vemos. Nos besamos. Nos juramos. Y el tiempo pasa y el día llega y todo es casi lo mismo.

   Todo menos tú y yo.

   Júrame que estaremos siempre así, bailando el bolero de la intimidad, recordando en cada paso, en cada caricia, el momento en el que nos conocimos, el instante en que nos encontramos con un beso enamorado, con un hambre de mundo y medio y mucho miedo y muchas esperanzas. Y júrame, como yo te juro, que me amarás tal como hoy mañana, con los cambios del tiempo sobre nuestras pieles, tal como yo te amo a ti.

   Pupila con pupila los dos yacemos juntos. Y el mundo a nuestros pies.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s