Como un tonto por ti/ Just the Fools Rush In.

Sabía que sería inadecuado. Lo sabía. Era fácil, sí. Era fácil saberlo. Casi tan sencillo como enamorarse de ti… ¿Y quién no podría? Esos ojos de miel y desierto, esa voz de caverna y terciopelo; ese pelo osucro, ese pecho enorme y esa sonrisa…

Oímos y desoímos a nuestra mente, que nos dice una cosa o la otra, que nos corta las alas, que nos baja a la tierra. Y sin embargo, cuando sentimos ese batir de tambores en el corazón, cuando de un pensamiento simple se teje las cortinas de una vida; cuando de un recuerdo que emerge como escondido, de luz baña la entera vida, y de la ensoñación se despierta con ganas de seguir durmiendo… ¿Qué le vamos a hacer? ¿Quién puede luchar contra ese sentimiento que es una locura, un vendaval que nos empapa y arrastra?

Sólo un tonto podría enamorarse de ti. Porque sólo un tonto puede entrar en tu vida de hielo, en tu corazón de acero, y hacerlo de frente, sin miedo a salir dañado, sin amparo y sin medidas. Por más que los ángeles de la cordura nos aconsejen, mi corazón pudo con todo, y esa idea de ti, ese sueño de ti, se impuso a todo lo demás, y mi respiración inhalaba el aire escapado de ti, intoxicándome, y mis ojos sólo veían el fulgor de los tuyos y no el peligro de su inabarcable fondo; las llamas de tu corazón insensibilizaron mi piel, y no sentí el calor abrasante de su cercanía; y todo me llevó hacia ti con esa inmensa facilidad de las causas perdidas… Como un tonto entré en tu vida para nunca más huir de ti.

No es sano, no está bien…. ¿Pero quién se lo dice  a un corazón enamorado? Sólo aquellos que nunca lo han sentido, que no saben de la locura que todo lo envuelve, ni de la sed enfermiza que nada sacia ni del dolor que una ausencia, por más nimia que sea, puede llevar escondida en el fondo del alma…

Y aquí estoy yo. Sin sentido viéndote partir después de haber destrozado mi corazón entre tus manos; después de que tus ojos dejasen de iluminar mi vida, si mi vida valiese algo en tu compañía; y sin ninguna oportunidad de seguirte y conquistarte de nuevo…

Sólo los tontos se enamoran así de ti. Y yo no conozco otra manera de acercame al amor ni a ti. Y, aunque te has ido con tu corazón de acero apenas mordido por mi boca ansiosa, de algo estoy muy seguro, y es que nadie jamás te amará con una entrega escandalosa, ni seguirá tus pasos con una fidelidad de cuento, ni sabrá escucharte con silencios negros, ni te amará con la entrega alocada de un cachorro o de un loco… Porque sólo los tontos se enamoran sin sentido del tiempo, sin cadencia ni dolor… Hasta que se dan cuenta de su error.

Eres un error. Siempre lo has sido. Mi cabeza lo sabía cuando nos conocimos. Pero eso no me importa ya. A pesar de todo, desde que nos conocimos mi vida despertó a esa sagrada locura, y aunque como un tonto caí en tu embrujo, mi locura me enseñó lo profundo y lo desinteresado que el amor puede llegar a ser. Aunque fueses tú quien le diera vida; aunque fueses tú quien menos lo valoró un día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s