Lang Lang y Un Sueño de Amor/ Lang Lang and Liebestraum.

El día a día/ The days we're living, El mar interior/ The sea inside, Los días idos/ The days gone, Música/ Music

Lang Lang es un genio de nuestra época. Parte de sí mismo, de la esencia pura del ser, y estalla en un aluvión de tonos, acordes y melodías; en las caricias casi etéreas con las que toca las teclas del piano y eleva el espíritu hacia cotas inimaginables…Con talento, sí; con dedicación, sí, pero también con una sonrisa y la hermosa plenitud de quien ha conseguido ser, tras muchas luchas, aquello que siempre ha soñado. Es un soñador que nos invita a compartir la belleza de la vida, de la creación humana y de Dios, conquistándonos una vez llega el silencio.

Lo descubrí hace ya un par de años, enamorándome con su disco de melodías chinas. Luna de Otoño Sobre el Lago en Calma es una de las canciones que definen mi vida y que llevo en la memoria y cerca del corazón. Pero es esta versión del Tercer Nocturno del Liebesträume (“Sueños de Amor”) de Franz Liszt (1811-1886) la que lo ha hecho prender en mi vida.

Este movimiento, dulce y profundo, que habla sobre el amor de ocaso, sobre el secreto de haber amado, ha evocado en mí cierta melancolía y ha sembrado muchos sueños, sueños que aún permanecen inacabados e intocables, y por eso mismo perfectos, cuando el niño que yo era descubría la belleza de la música, su poder taumatúrgico y liberador. Recuerdo la primera vez que oí esta pieza… Hace tantos años, y la memoria teñida de sepia recobra el brillo de una noche tropical, cuajada de estrellas, y la luna surcando el horizonte marino… El Liebestraum, un canto al amor romántico, al amor humano, al amor que viene y va, y que siempre permanece en los rescoldos de la memoria, en el íntimo ritmo de un corazón que late.

O lieb, so lang du lieben kannst!                    ¡Oh! ¡Ama, ama mientras puedas!

O lieb, so lang du lieben magst!                    ¡Oh! ¡Ama, ama mientras te guste amar!

Die stunde kommt,                                           Llegará la hora,

die stunde kommt,                                           la hora llegará,

wo du an Gräbern stehst und klagst!         en la que, sobre las tumbas, lo lamentarás.