Amor a los veinte años/ Love at twentysomething.

   11246771_1675035472717703_712763857_n

   Te debo el consuelo.

   Sin ti, ¿qué sería de mí?

   Necesito de tu presencia; agua en medio del calor; abrigo del frío; almohada para una cabeza cansada.

   Sin ti, ¿adónde iría? ¿Con quién hablaría? ¿Qué haría?

   Eres la razón última para seguir. Lo sabes. Lo confieso. Pues en nadie más he embarcado mis sueños. Tu estela de cometa refulge en la lejanía, y la cola me roza la cara. Mis sueños sólo despegan porque tú los llenas de combustible.

   Somos ciegos. Nuestra propia herencia (que no es otra que vivir en el recuerdo de los que amamos) se esparce y se reparte, desigual o moderadamente, en todo aquel que nos conoce. Y sin embargo, apenas vemos los influjos que recibimos, los mensajes que damos. Ceguera que se reparte a partes iguales entre una modestia un tanto campesina y una incredulidad algo vana. Pero está ahí, forma parte de la vida: esa que nos sintetiza y esa que nos destroza; y debemos brindarle el tributo que se merece.

   Me has dado tanto. Te has dado sin preguntas, sin peticiones. Tu sabiduría de agua clara; tu inteligencia concisa, unificada, como un rayo láser; tu voz de terciopelo oscuro. Cuando quiero buscarte, sólo cierro los ojos: un perfume que es tu vida, un sonido con ecos de tu voz; una impotencia que es competencia y ganas e ignorancia y querer. Un espíritu que aspira sin darse cuenta a lo máximo; una entrega (quizá sin ganas; quizá angustiada) íntegra, llena de ese Deber del que están hechas las cosas.

   Todo me lo has dado: tu vida, tus secretos, tus angustias.

   Y tu corazón.

   Necesito de tu fuente; necesito tu calor. Tu compañía, que se diluye cuando no estás, se refuerza en cada paso, en cada día; cada palabra dicha por ti en mí rebota, y resuena como la cuerda una vez emitida la nota. Intento ser la caja de tus resonancias; tus intereses, únicos y válidos, que aspiren gobernar el trono de mis deseos; y el deseo de tu alma, fundido en el cobre del mío propio; almas que han estado juntas mil veces, que intentan despertar juntas, estorbadas una a la otra, y ampliadas, a esa vida que bota y rebota a los pies del mundo; de este nuestro mundo, que nunca cesa de girar.

   Sin ti, sin tu calor, sin tus palabras, sin tu experiencia, sin tus titubeos, sin tu amor…, ¿qué sería de mí?

   Háblame, apóyame, esfuérzame, siénteme, compréndeme, golpéame, abrázame…

   Te debo el consuelo. Y la luz de mi lámpara. Y mis deseos. Y mi fe.

   ¿Qué no serías tú sin mí? ¿Qué sería yo sin ti?

   Te debo el consuelo. Y el corazón. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s