Si llegase hoy a mi vida/ If He Walked Into My Life.

If He Walked Into My Life. Peggy Herman.   

   9cfeeab6760e11e28a6522000a9f17d4_7Lo vi. Y me sonrió. Y le sonreí de vuelta. Así, divertido.

   No nos dijimos apenas nada, pero lo noté suave, algo cansado, y sin embargo con los ojos chispeantes y hasta agradecido de verme.

   Nos tomamos de las manos. Y, tras un segundo de nerviosismo, nos abrazamos. Y sentí de nuevo esa fuerza de planetas unidos; el aroma a madera de su piel, el cosquilleo de sus labios y la caída suave de su pelo.

   Y me sonrió. Y le sonreí de vuelta. Así, como si no hubiera pasado un lustro y hubiese sido ayer.

   No nos dijimos nada más. Sus ojos en los míos, sus palabras en mi corazón. Y un sueño que se escapó de mis manos hasta el infinito.

   Si llegase hoy a mi vida, ¿hubiera sido más amable con él, más comprensivo, más amoroso? ¿Hubiera sido más agradecido de los besos que me daba, de las sorpresas que me guardaba tras su boca callada? ¿Hubiera sabido saberle mejor, sentirle mejor, ser diferente?

   Si llegase hoy a mi vida, ¿sería distinto? ¿Conseguiría hacerle saber lo que le amo, sabría hacerle sentir perfecto? En ese momento único, ¿sabría darme cuenta de su valor, de sus costumbres, de su ciega pasión también y de sus manos delicadas?

   ¿Podría no exigirle más de lo que pudiese dar? ¿Intentaría oírle y admirarle y quererle sin pedirle nada a cambio?

   ¿Sería capaz de abrazarle sin celarme, de sonreírle sin sentirme culpable, de confiarle sin cegarme?

   ¿Su mundo viajaría más lento por tenerme a su lado? ¿Se sentiría menos presionado, más deseado, menos desamparado y más abrazado? Si llegase hoy a mi vida…, ¿sabría amarle mejor?

   Y no nos dijimos apenas nada, cuando estaría toda la noche charlando quedo, olvidando el gentío que nos rodeaba, como una vez hubo sido y una vez dejó de ser. Y lo noté suave, apenas cansado por una jornada intensa. Y sus ojos brillantes de tiempo ido y su sonrisa de ala sin tacha. Y el aroma a recuerdo y a algarabía.

   Nos tomamos de las manos y casi sentí la revolución del universo de mi alma. ¿Hub¡era sido aquél que esperaba de mí si llegase hoy a mi vida? ¿Hubiera sido aquél que merecía llegar a amarlo?

   No lo sé. Sólo sé que nos abrazamos tras un ligero titubeo y que en ese abrazo cabía un río entero, con sus meandros y sus estuarios, con sus rápidos y sus deltas, como es toda vida. La suya y la mía. La que una vez tuvimos juntos.

   Sólo sé que, por un instante fugaz, deseé que nunca se hubiese ido de mi vida, e imaginé lo hermoso que hubiera sido si él llegase a mi vida de nuevo, y todo lo que hubiera podido ser.

   Y me sonrió. Y le sonreí de vuelta. ¿Hubiera cometido los mismos errores, hubiera desesperado y querido y deseado y sentido lo mismo si hoy llegase a mi vida?

   No lo sé…

2 Comments

  1. Nos queda no saber durante una vida gloriosa de encuentros y desencuentros, de aciertos y fallos en el destino. Nos queda no saber cuál será la repartición más fortuita de la baraja, aquella que dibujará nuestra vida con la imposibilidad de cambiar lo que ya se ha hecho, siendo pasado según se escribe, diseñando un futuro diferente. Nos queda aceptar que estamos perdidos en el magnífico y brutal juego de teje manejes que es la vida, en la inmensa lotería de acciones y arrepentimientos que nos hacen ser de una manera y dejar de lado el infinito de otras. Nos queda escribir, escribir una historia propia. Me queda vivir, seguir ofreciéndome a mirar, que no ver, a levantar el vuelo con el estómago, a colorear los negativos, a toparme con un millón de destinos para dar origen a otro millón de palabras, y nuevas historias. Me queda decirte que, habiéndote leído, me sale querer escribir de una forma romántica, cuidada, natural, desaliñada; hambriento por contar, y jugar con el destino.

    Y si llegase hoy a mi vida…quizá me pille desprevenido, quizá se asuste, quizá no me quiera o quizá sea yo quien no atienda a sus guiños. Pero me gustaría que entendiera de una manera muy lúcida que estoy dispuesto a ser humano, con todo lo que eso significa.

    1. Muchas gracias por la visita, Fernando, y espero no sólo estar a la altura de tu blog y de tu sensibilidad y delicadeza, si no seducirte lo suficiente para que visites este pequeño mundo de borrones y pensamientos al azar, de sentimientos intensos y desvaídos a la vez, siempre.
      Un abrazo eterno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s