El día a día/ The days we're living, Lo que he visto/ What I've seen

Una reflexión de Abel Arana/ A Reflection from Abel Arana.

Querid@s lector@s:

A principios de esta semana les hablé de un chico de 18 años que se había suicidado después de no poder soportar el escarnio público al que le habían sometido dos compañeros de universidad porque era homosexual. Y resulta que me ha picado la curiosidad y me he puesto a investigar y esto es lo que les quiero decir hoy:

En las dos últimas semanas, cinco adolescentes (gays y lesbianas) se han suicidado en Estados Unidos. La noticia puede parecer banal ya que todos los días mueren muchas personas. Pero lo que me parece grave es que en el 2010 en una sociedad supuestamente civilizada unos adolescentes prefieran la muerte a seguir viviendo una vida de acoso, insultos y barbarie por su condición sexual. No sé lo que es vivir esa situación y, por lo tanto escribo desde una situación privilegiada. Y quiero aprovechar precisamente ese privilegio para pedirles a todos ustedes que si tienen cerca de ustedes a un adolescente gay (es decir, un ser humano en proceso de formación), que por favor le echen un ojo y le protejan lo que puedan.
¿Por qué les pido esto? Se lo pido porque a pesar de que vivimos en un país que ha avanzado una barbaridad en derechos civiles, al mismo tiempo vivimos en un país donde la palabra “maricón” sigue siendo un insulto, donde se siguen contando chistes de “mariquitas” y donde Rosa de Benito en Tele 5 y en prime time afirma orgullosa que ella sabe que un niño es gay porque juega con muñecas. Rosa llama a los gays “mis niñas de pelo corto”. No voten a partidos que les consideren “diferentes”, no acudan a espectáculos que les denigren, no rían ciertas gracias.
España no es ni Madrid ni Barcelona. Hay miles de pueblos donde sigue existiendo la figura del “maricón del pueblo”. Hay cientos de agresiones a gays y lesbianas. ¿Se imaginan que un día a sus madres les pegan una paliza porque resulta que son heterosexuales? Quiero pedirles de corazón que protejan a esos niños y niñas y que les hagan ver que NO son diferentes, al menos no más diferentes que cualquier otra persona. De la misma manera que hay ganadores de Oscars, Grammys o Premios Nobel heterosexuales, también los hay homosexuales. Hay futbolistas, toreros, policías, abogados, trapecistas, políticos corruptos, bomberos…hay de todo. Porque lo que uno hace en la intimidad de su dormitorio no condiciona la humanidad ni la esencia de nadie. Es tan solo un detalle en la intimidad, porque hasta donde yo lo entiendo, la sexualidad es una cosa íntima.
No se puede condenar, ni vejar a un adolescente por su condición sexual porque esos críos están en un momento en que necesitan adaptarse y aprender, necesitan sentir que encajan y ser aceptados por su entorno. Crecemos aprendiendo a ver diferentes opciones. Crecemos aprendiendo a respetar distintas opiniones y maneras de ser. Avanzamos como personas. Y algunos de nosotros hemos tenido la inmensa fortuna de crecer en un entorno (gracias Mamá) donde se nos ha respetado, se nos ha querido y sobre todo, no se nos ha tratado de manera diferente. Hemos crecido y nos hemos convertido en hombres seguros porque nadie nos cercenó por seguir un instinto natural. Y me siento en deuda con los que no han tenido mi misma suerte.
Si tú que me estás leyendo, eres un adolescente que te encuentras en esta situación, solo quiero que seas fuerte. Tienes que saber que las cosas sólo pueden ir a mejor y tan sólo tienes que confiar en que el destino te pondrá delante un montón de gente que se sentirá atraída por tus opiniones y por tu manera de ser. Nunca disimules quién eres, el éxito de una vida es la honestidad y no hay nada malo que tenga que ser disimulado. Habrá momentos malos, claro que sí, pero las cosas irán a mejor, mucho mejor y tú encontrarás tu sitio. Al final lo encontrarás. Y ese día mirarás atrás y tan sólo sentirás lástima por las personas que te hicieron daño. Porque tú habrás conseguido ser mejor que ellos. Porque al final, solo se trata de que seas una buena persona y con quién te acuestes no es tan importante…digan lo que digan.

Gracias por leer.

Abel Arana

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s