El día a día/ The days we're living, El mar interior/ The sea inside

Dicho al azar/ Random thoughts.

   La soledad está llena de ruido, por eso buscamos escondites y rincones oscuros.

   ***

   A veces estar callado hace más ruido que hablar. Mil palabras pueden esconder una disculpa,  una justificación o una mentira. A veces argumentar no es más que un escondite de la verdad. Y el silencio es una verdad pura, como un puño.

   ***

   El silencio es una cárcel para el alma, un hábito para el corazón, una forma de vida para el cuerpo.

   ***

   El silencio aguza el oído y reverbera cada uno de los engranajes del cuerpo. Cuando callamos llegamos a percibir el pulso de la sangre en las arterias, la mecánica de la mente, el rítmico baile del corazón.

   ***

   En la soledad, corazón y alma son la misma cosa.

   ***

   El aire que respiramos aligera el pensamiento y hace que sueñe, escapándose lejos de aquí, más allá de nosotros. En soledad, hasta el pensar, estando sujeto, se llena de libertad

   ***

   En la soledad se tiene miedo de estar solo. Pero, como todo, nos acostumbramos a ello. Tanto, tanto, que una vez que se va hasta la echamos de menos.

   ***

   Siempre se puede estar solo y en silencio. Incluso en medio de una perorata enorme, cercado por millares de personas. Así es la magia del corazón.

   ***

   La soledad es un estado, como dormir o comer. Ni es más dañino ni perjudica menos que enamorarse. De hecho, no son incompatibles, por más extraño que parezca.

   ***

   El amor, la soledad, el silencio, la ligereza: alma en movimiento.

   ***

   El sonido del silencio es como un gran oleaje, un ir y venir continuo de una gigantesca masa líquida, océano eterno.

   ***

   No veo nada malo en el silencio. Por eso callo.

   ***

   Ni en la soledad. Por eso estoy solo.

   ***

   Y aún así puedo ser feliz. A ratos. Como lo somos todos.

   ***

   Mi soledad gusta del otoño, del viento fresco, de las hojas doradas y tenues. De atardeceres lentos, de noches fugaces cuajadas de estrellas y de amaneceres rosados, perezosos y brillantes. Mi soledad sonora está llena de luz. Y de silencio.

   ***

   A veces echo de menos una compañía. A veces deseo estar así para siempre. En esta marea de la mar viaja mi vida, en un ir y venir incesante.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s