Skip to content

Un columpio/ A see-saw.

No es ni mejor ni peor. Ni frío ni calor. Ni dolor ni alegría. Hay momentos, como hoy, en los que me asusta ser tan insensible. Porque estoy como muerto.

***

Miedo de enfrentarme a la Creatividad como al Cambio. Toda visita al precipicio me destroza los nervios, me recuerda mi intenso vértigo.

***

Pero a veces hay que saltar. Sin red o con ella. Sin sentido o con él. Pero hacerlo. Hacerlo siempre.

***

Pero, ¿cuándo?

***

El dolor ajeno sólo es eso: sentimientos de otros, no del Otro que llega a obsesionarnos. Ni siquiera el Nuestro, que nos atañe más.

***

Porque el Otro, aunque lo amemos, no deja de ser un extraño.

***

Porque el Otro, aunque lo amemos, es libre y nosotros somos su esclavo.

***

Amo como otros odian. Con la misma pasión y el mismo delirio. Por eso, y por muchas cosas que prefiero callar, me gustaría no tener corazón.

***

Pero tengo. Y late. Late sin cansancio. Desde el primer minuto hasta el postrero. Incansable, hasta cuando enferma… Pobre corazón.

***

Pobre…, ¿él?

***

Tengo tantas carencias que soy incapaz de ver, a veces, el Bien del que procede tanto defecto.

***

La falta de amor puede enloquecernos.

***

De amor propio. Y del Otro, que es ajeno a lo que nos pasa, pero que transforma nuestro paisaje hasta hacerlo perfecto. Tal es el poder de ese Hechicero.

***

He perdido mi libro de embrujos por alguna parte. El Destino se burla de mí y caen los años y me asombra ser ya viejo. Qué vértigo.

***

Me marea ser consciente de la inconsciencia con la que he vivido.

***

Me decepciona ser consciente de tantos errores.

***

Me irrita ser tan imperfecto… ¿Hay un mecánico en la sala?

***

¡Qué día tan perfecto! Qué noche tan oscura. Un intenso mapa de días perdidos.

***

Así es mi vida: un puro desperfecto, un constante malgasto.

***

¿Quién puede pensar en el futuro cuando el presente es tan oscuro?

***

Si he vivido para el bien, tocará también vivir para el mal. O para lo que creemos que es malo, que quizá sea lo mismo.

***

En este mundo de pantomimas, descubrirse inútil no es más que una patraña maravillosa del Destino.

***

Todos somos un dibujo inacabado, un trazo en el universo. Pero hay bocetos más logrados.

***

Mar verde de bosques en extinción. Mar azul de bruma intermitente. Faro que lanza su sonido de augurio, su luz de resaca. Niebla que todo lo acaricia y que penetra hasta el último rincón del alma. A veces soy mar embravecido, a veces árboles calcinados; a veces, sólo un pobre hombre en medio de la Nada.

***

Marea que marea, oleaje que viene y va. Como el vértigo que nos obliga a lanzarnos, con red o sin ella, en el vientre del Destino.

***
A veces me gustaría no tener corazón.

***

Pero lo tengo. Y puede que lo necesite. Y puede que no sirva para nada.

***

¡Pobre corazón!

***

Pobre…, ¿él?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: