Suspiros de libertad/ A Wish for Freedom.

El día a día/ The days we're living, El mar interior/ The sea inside, Música/ Music

Ha estado lloviendo. Mucho. Miro el mar que lame las costas de mi jardín. Lo rebosa a veces, encharcando una tierra que no absorbe más agua; agotada de tanta agua, agua de cielo, agua de tierra, agua de mi cuerpo. Nunca me he sentido tan líquido como hoy, que todo parece derretirse en agua; agua eterna; agua que cae. Que cae del cielo y de mis ojos; que llega al suelo y lo devuelve al océano. Mis lágrimas forman parte de un todo como el cielo gris; mis deseos perdidos deambulan de aquí para allá llevados por el incansable viento, que azota mi corazón una y otra vez; y mis sueños prendados, preñados de posibilidades, yacen a mis pies en eternos charcos, en inundado mar.

No sé qué esperar de mi vida. Ni adónde ir. Yazgo en medio de la lluvia sin nombre, encadenado a mi fortuna como otros a su torpeza, a su desgracia o a su sabiduría. Y no encuentro salida, sólo un extenso pasillo de paredes estrechas y poca luz, lleno de mar, que me lleva no sé dónde. Qué suerte la mía. Qué suerte la mía. Buscando lo inalcanzable me hallo reducido a cenizas arrastradas por un viento inmisericorde, inapetente y sombrío. Porque sólo hay sombras burlescas, campiña inagotable ahogada de sal. Y mis sueños destrozados, mis ilusiones quebradas, lloran un lamento sordo, absurdo porque sólo puedo escucharlos yo en medio de esta locura de tiempo, en medio de este llanto insalubre de Naturaleza perdida, enojada y oscurecida como mi propio corazón.

Sí: me hallo perdido en mis propias ruinas. Mis sueños destrozados me salen al encuentro, mis ilusiones rotas entorpecen el paso que una vez fue firme y que ahora no es más que un vago borrador de aquel que fue alguna vez: tiempo perdido… ¿Dónde está aquel que creía en la bondad del mundo, en el buen hacer de las personas? No lo sé. ¿Dónde está aquel que esperaba del futuro un presente continuo, elástico como un chicle, seguro como un corazón? Lo ignoro… Lo único seguro del corazón es que late, late siempre en cualquier dirección. Y que es inalterable como el viento. E indómito. E inmesicorde.

Busco piedad, mi propia piedad. Busco perdón. Mi propio perdón. Y mi libertad. Una libertad que poseía ciegamente y que perdí en algún recodo del camino, no sé cuál. Pero en este día de plena oscuridad, cuando el cielo de gris ensombrece un sol que tímido se asoma en el horizonte, me siento perdido, solo, abandonado; sin norte, sin guía; sólo rodeado de agua infinita, de puro océano; de desolación sin fin.

Te he perdido. O nunca te tuve. Ya no lo sé. Me has dejado. O nunca me amaste. Ya no lo sé. Mucho te he querido, mucho, mucho. Me até a tus cadenas como a una cruz,  y  te llevé a cuestas por el estrecho corredor de mi vida, que súbitamente se hizo interminable, ancho como una pradera de verde hierba, llena de sol como se llena la copa de vida. Y no me molestaba estar contigo, calmar tus heridas, besar tus dedos de alambre. Eras mi vida, mis promesas, mi futuro, mi siempre presente. Pero me dejaste, o te fuiste, o te perdí; y te he llorado como una viuda; te he maldecido como un perjuro; te he enterrado como a un muerto y te me has aparecido como un fantasma.

Y en este día de noche cerrada, con la lluvia cayendo como latigazos sobre el mundo, tu recuerdo sobre mi piel, tu aliento sobre mi voz, tus ojos sobre mis labios me causan un dolor enorme, dolor que se desparrama como el agua sobre la tierra pletórica de moléculas saladas, sal de mis ojos, sal de mis heridas.  Porque me siento aún atado a tu amor de daño como un esclavo incapaz de liberarse, como un soñador que reniega una y otra vez haberse equivocado. Y me odio. Me odio a mí mismo por haber confiado en ti, por haberte aceptado en mi vida, por dártelo todo, incluso mis sueños y mi libertad. Y ahora me siento solo, solo y perdido en este pasillo interminable lleno de oscuridad; apagada la luz que iluminaba esa extensa llanura que lleva tu nombre. Y deseo olvidarte, y deseo volver a ser lo que yo era, por más aniquilado que ese hombre esté; por más ánima que, en este día de lluvia sin fin, ese hombre parezca.

Y no sé qué hacer con este dolor que me encadena a tu nombre. Y que me atrapa como un mortal de cenizas y polvo, lama engomada por la lluvia. No sé qué hacer con esta gran decepción que se abre en mi alma como un gran agujero sin fondo. Porque mi corazón cae en ese precipicio, como la luz de mi mirada, como la chispa de mi mente, como mi alma atrapada; gritando entre el viento, ahogado entre lágrimas que el cielo no cesa de llorar… Y porque me siento perdido, maldiciendo mi cruel suerte; suerte de haberte encontrado, de haberte amado y de haberte dejado, y perdido, y recordado una y otra vez.

Pero no, no hay misericordia en este día de eterno llorar. Ni siquiera este pobre hombre que hoy soy, pálida sombre de aquel que fui, conmueve al cielo que diluvia, al mar embravecido que ahoga mi jardín, al corazón indómito que, a pesar del dolor, aún arrastra las cadenas de tu nombre…

Ojalá el dolor pueda algún día romper las cadenas de tu recuerdo. Ojalá el dolor insensible alcance algún día borrar de mí la decepción de tu amor. Ojalá, algún día, cuando el viento cese y la lluvia haya pasado, mis cadenas se oxiden y pudran, y pueda alcanzar otra vez, y más vivamente, la libertad. La libertad que tu vida ha arrojado muy lejos de la mía.

Muy lejos. Por ahora.

Laschia ch’io pianga.    Deja que llore.

Laschia ch’io pianga          Deja que llore

Mia cruda sorte              mi cruel suerte,

E che sospiri la libertà!    y que suspire por la libertad.

Il duolo infraga               Que el dolor

Queste ritorte            rompa las cadenas

De’ miei martiri              de mis martirios

Sol per pietà.                sólo por piedad.

Handel (1685-1759), Rinaldo.

2 comentarios en “Suspiros de libertad/ A Wish for Freedom.

    1. ¡Qué va, hombre! Tú sí que eres asombroso: ¡¡tu propia línea de ropa y tu propia tienda!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.