Los Días Idos/The Days Gone.

El mar interior/ The sea inside, Los días idos/ The days gone

Recuperar los trozos de vida que nos rodean por doquier. Adaptarse a realidades siempre más pálidas que nuestros sueños. Acostumbrarse a esas pequeñas pérdidas del día a día. Del desamor.

Tiempo, todo lleva su tiempo. Incluso la eternidad se vive en un momento, y ese instante siempre es presente en el recuerdo.

Cuando no podemos más nos queda el teatro de lo que ha pasado. Los límites del tiempo se diluyen y sentimos, actuamos y vivimos en un presente continuo, único, casi perfecto. Amplificamos lo que sentimos una vez, lo teñimos de intensidad, lo amparamos con aprehensión, le inventamos nuevos olores e innovamos nuevos sonidos y le añadimos extraños sabores que jamás degustamos antes… Porque no podemos olvidar, ni el la revisitación más minuciosa, que ya todo ha quedado atrás.

Vivimos rodeados por ruinas. Las ruinas de nuestro ser. Dejémoslas así, estatuas mutiladas sin adornos, sin añadidos superfluos. Nos recuerdan que alguna vez han sido, que alguna vez vivimos de una manera que ha dejado de ser útil, y que sólo recuperamos los trozos de vida que nos rodean para clasificarlos, adorarlos, y dejarlos finalmente atrás. Ya que siempre hay que volver a empezar.

**************

La borrasca enorme que sacude la tierra se asemeja a mi propia revolución interior. Viento, lluvia, desorden. Caos.

Después la calma, visualizar los destrozos y reparar los errores.

Volver a empezar.

Otra vez.

**************

El silencio, solo o compartido, ayuda a sanar las heridas. Y a unir. No hay lazo más fuerte que la complicidad de las miradas envueltas en silencio, cuando hablamos con los gestos, con los olores y los tactos.

**************

Todo es un abismo; siento el vértigo de la cumbre, los curiosos espasmos de lo imposible.

Todo es un vacío profundo, oscuro; noche y día fundidos en un mismo tono pardusco.

Todo estalla como relámpagos acerados; restalla como látigos al vuelo; lastima como truenos dentro de la mente.

Quisiera dormir sin sueños. Quisiera un despertar blanco.

Intento gritar mi soledad sin nombre.

**************

Lucho, lucho y pierdo batallas. Por doquier veo restos de mis contiendas absurdas, de mis sueños rotos a medio realizar.

Busco fuerzas para seguir adelante. Rezo pidiendo consejo, luz, alguna victoria pequeña, pírrica.

Me siento perdido en un mar de dudas, de inmensas indecisiones. Lo que el corazón me dicta contra lo que obtengo. Lo que quiero crear y no logro llegar a plasmar.

Me siento un océano de posibilidades al que se le agota el tiempo. Una inmensa selva sin caminos horadados…

En vez de haber vivido, pasa el tiempo, y me encuentro siempre en el mismo lugar, pensando siempre los mismos sueños, clavado en un Limbo sin salidas ni esperanzas. Preguntándome a mí mismo qué hacer y cómo hacerlo.

Soy parte de una generación perdida.

*************

Siento que navegamos en rumbos opuestos. Que llegamos tarde a nuestra cita, y que el mundo sigue girando mientras nuestras esperanzas estallan a nuestros pies.

Siento que el tiempo apremia, que ahoga todas las intenciones. Y que no actúo, por cobardía y pereza, y voy dejando todo de lado.

Me faltas tú, que eres el combustible para mi fuerza.

Se puede vivir solo, se puede vivir sin amor. Soy la prueba de ello. Pero de nada sirve, pues nada se produce, nada cambia.

No quiero que nadie pase por esto ni viva de la misma manera.

**************

Sentimientos contrapuestos; olas que chocan imparables en la orilla de mi mar interior. Fuerzas opuestas que tensan mi tranquilidad; Newton haciendo gracias a mi costa.

Tanto qué decir… Se agolpan las ideas y las sensaciones en las yemas de mis dedos, deseosas de obtener la energía de los planetas, el aliento nuclear de Dios. Intento traspasar los límites que me atan al Silencio, oscuridad henchida de ruido que rellena mi vida, que ahoga mi aliento. Juego con las armas que me destruyen, deseando nacer de nuevo.

Es difícil reunir los pedazos de un corazón roto. Me faltan ánimos para resucitar el mundo de ilusiones; me faltan fuerzas para generar nuevas erupciones internas, nuevos estallidos de paz completa.

Me falta serenidad, me falta plenitud. A pesar de vivir rodeado de comodidades, de tecnología punta, de ciertos lujos de pequeño burgués. Me falta aliento, combustible, compañía. Y escribir. Y vivir. Y tener de que escribir y de qué vivir.

En un mundo rodeado de tanta necesidad material, el vacío existencial no tendría cabida. Pero existe. Puedo ayudar a hacer de nuestro planeta un lugar mejor, y no sólo desde el punto de vista económico: una sonrisa, una cortesía, la más pequeña posible; un hecho desinteresado… Pero sin embargo la sensación de fin continúa ahí, instalada en el interior de mi vida como la semilla en el centro del fruto. Me sigue, me persigue, dejándome muchas veces sin aliento. Sin sentido de vida.

Escribo para ver mejor entre la bruma, para encontrar una guía en medio de la oscuridad.

Escribo para admitir mi desesperanza, mi desazón. Y para comprenderla. Y aceptarla. Y para dejarla atrás.

Escribo para reencontrarme y aceptarme. Para hallar nuevas metas que me motiven. Para ser yo otra vez. O yo de otra manera.

Escribo para mejorarme e intentar ser feliz y dar felicidad sin esperar nada a cambio.

Escribo apra olvidar lo que siento y decantarlo, transformarlo en mi ganga particular, en mi tesoro eterno. Suerte de Paracelso más torpe y con menor tesón, pero con mayor éxito.

Escribo finalmente para entender el inmenso lienzo que es mi vida. Y para arrancarme la palabra Melancolía.

A Pleno Sol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .