Abel Arana: más allá de Historias de Chueca/ Abel Arana: Beyond Chueca’s Chronicles.

Arte/ Art, El día a día/ The days we're living, Libros que he leído/ Books I have read, Literatura/Literature, Música/ Music

7629_127870929307_741624307_2244385_1637495_nNo conocía el libro Historias de Chueca. Es que ni siquiera sabía de su existencia. Y mucho menos a su autor: Abel Arana. Por estas cosas de la casualidad, supongo, hace un par de meses más o menos tropecé con su blog La Columna de Abel Arana (No va a quedar una viva) y me enganchó de inmediato. Su estilo directo, desenfadado, más estudiado de lo que parece a la primera impresión; divertido, irónico, locuaz, imaginativo, corrosivo y, a veces, algo polémico, me sedujo como la mejor de las miradas, como la voz más profunda. De hecho, sus reportajes eran tan auténticos, incluso cuando emplea sus alteres egos, que fui capaz de imaginar el tono, la textura y la calidad de aquella voz que emergía de unos párrafos que parecían escritos a la velocidad del rayo.

Es un hombre inteligente. Si así no fuera, sería incapaz de haber hecho (y de hacer) tantas cosas distintas, y bien, por añadidura. Y si hay algo verdaderamente atractivo es la inteligencia simpática, por más acerada y directa que pueda ser en algún momento. Y a mí me sedujo con esa mezcla exótica un poco camp, un poco kistch, un poco libertina, un poco seria, un poco ligera y un mucho auténtica que sus artículos desprendían. Así que me aventuré a escribirle, con uno de esos arranques que no tenía desde mi primera juventud, en la que la inconciencia y la inocencia se daban la mano, a la espera de que aquella persona, cuyas habilidades artísticas habían encendido en mí variadas pasiones, correspondiera con un simple gesto, con apenas una sola línea escrita, a mi fervorosa admiración. Muchos de esos intentos, antes de abandonarlos, se saldaban con unas líneas a máquina escritas por un secretario y selladas con la firma del artista admirado. Pero hubo dos ocasiones, de todas aquellas, en las que me respondieron los propios autores casi con su propia voz: en una ellas, la autora en cuestión me regaló una tarjeta hecha por sí misma y escrita con su puño y letra (Isabel Allende, en un gesto que la honra) y otro ha sido, gracias a la magia de la red, Abel Arana. Y lo hizo expresando extrañeza y agradecimiento, mostrando esa faceta de escondida ternura que alguno de sus reportajes deja escapar, quizá sin pretenderlo, entre sus líneas.n741624307_1018666_187

A través de ese contacto me enteré que había publicado un libro y que, de hecho, estaba en aras de concretar su continuación. Tengo la tendencia de acercarme a todo aquello que me llama la atención con la esperanza de enriquecerme y de aprender, de expandir los límites que nuestro propio ser nos impone. Así hice con Historias de Chueca, y nada más tenerlo entre mis manos, lo devoré con pasión. Es una historia de estilo divertido, fresco, irónico, rápido y profundo a la vez; afilado y tierno; está tejido con un juego de contradicciones, de historias sobre historias que se suceden a toda velocidad, cuyo hilo conductor es el amor fraterno, la profunda amistad que existe entre los dos protagonistas: Alejandro y Miguel, y que nace en dos almas cándidas pero inquietas, noveles pero hambrientas de vida, una vez que llegan al barrio madrileño de Chueca para dar forma a sus más alocados sueños de provincias.

Pero pronto nos damos cuenta que en realidad el libro no es sólo un retrato de Chueca, de la vida en Chueca; sino el fresco de unos años de evolución, de aprendizaje, de encuentros y de desencuentros más allá del barrio rosa de Madrid; más allá de un estilo de vida estereotipado (pero real); y nos muestra las angustias, los problemas, la desazón, los miedos, los fracasos y la redención continua de sus personajes a medida que van creciendo y evolucionando con el barrio que los ha acogido en su seno aceptándolos, tras duras pruebas, como miembros de esa tribu variopinta y libre que lo conforma. Y nos damos cuenta también que, bajo sus múltiples capas de divertimento, de locuras varias, de idas y de venidas, en Historias de Chueca late una historia de amor, y encontramos en la pandilla de Alejandro y Miguel, y en Miguel y en n741624307_1353109_5862451Alejandro, un lazo fuerte, irónico, único e indestructible, a prueba de las bombas de la vida; y una aceptación completa y total de los seres tal cuales somos, y un abrazo a la variedad tan lúcido y tan optimista, que sólo puede acabar en final feliz, dejándonos con una sonrisa continua en el rostro y en la mirada una vez cerramos las tapas del libro.

El libro es una pequeña maravilla que refleja la realidad del día a día sin armas artificiosas, sin buscar extremos. Es un retrato brillante, y como tal, se acerca a la perfección con un andar casi sublime: ironía sin acidez; con un puntito escatológico sin llegar a ser soez; escrito con una llaneza reconfortante y con una pulcritud admirable: Miguel y Alejandro brillan desde el comienzo (acompañados por Matilde, Celeste y el resto, que no lo hacen menos) y se nos hacen queridos porque son encantadores; y a través de sus ojos asistimos a un relato de iniciación, de comienzo, de obertura y desarrollo, ligero y profundo a un mismo tiempo, repleto de ternura, ausente de prejuicios y libre, por sobre todo libre.

Pero Abel Arana es un hombre lleno de sorpresas. Para mí al menos que, aunque compartamos generación, parece que haya habitado en otra galaxia muy, muy lejana. Editor de revistas, presentador de televisión y productor musical, fundó junto con Juan Belmonte  la productora Pumpin’ Dolls, creando mezclas y remixes de verdadero éxito nacional e internacional (¡que yo mismo he bailado y disfrutado sin ser consciente de ello!) Por sus manos han pasado cantantes de medio pelo y artistas de variado recorrido como Marta Sánchez, Mónica Naranjo, Fangoria, Carlos Santana, Kylie Minogue, Whitney Houston o Cher, entre otros… Y yo lo ignoraba… ¿No es increíble? Qué caja de sorpresas…

Es un placer mantener un contacto cercano con personas que nos enriquecen, que luchan por lo que creen, y que viven diariamente la búsqueda constante de la verdadera felicidad: esa que nos da ser nosotros mismos sin límites ni miedos, con entera libertad. Y por eso, más que por sus obvias capacidades y su estilo atractivo, es por lo que lo admiro más.

n741624307_961633_9911I knew nothing about Historias de Chueca (Chueca’s Chronicles). And nothing about the author either: Abel Arana. But I just found out his blog La Columna de Abel Arana (No va a quedar una viva) and it hooked me up almost immediatley. In his direct, self-assured style; funny, smart; loquacious; corrosive, ironic and sometimes controversial; he seduced me so much that I just read each one of its entries just holding my breath.

He’s a smart man. If he wasn’t, he’d unable to do so many things, and do it quite so right, as he have done in the past years. And, for me, there’s almost nothing more attractive than joyful clevernesss. Thus, I contacted him and he revealed as a warm, conscious man, kind and grateful, and I discovered that he had been written a book and he was writing the sequel at that very right moment. So, I told him that I’ll read it and he shot me back that he’ll be expecting for my opinion… Well, here I am doing it with even more joy and gratefulness that I’ve ever imagined I’d ever be.

Chueca’s Chronicles is a wonderful little book. I literally devoured it. It has written with a fresh, open, ironic, quick, light and profound style. It’s a tender book, fill with those true senses, with wonderful stories intertwined, making Love the center and the spirit of the book. Love with capital letters: not only romantic love but loyalty love but fraternal love and friendship love. Chueca’s Chronicles is a coming of age story about two young men that came to the big city, in this very risqué and unique way province’s people could do it, looking for the time of their lives and looking for success, both in jobs and in bed. And their quest, their falls and their stands up, and the love for each other, are the heart of the book.n741624307_1359191_2539063

It’s not only a portrayed picture of Madrid’s queer capital, actually it is more than that. In its pages we learn what about being queer is, how difficult, how wonderful and how hard the quest for a place in the sun is for Miguel and Alejandro and their bang, all as wonderful characters as both are. And it is written with humor, hilarious and irreverent, and with this fast prose surrounded by laughs and tears at the same time as the pages followed by. It’s a fairy tale as long as fairy can means. But, because it is a good book and a great story, there’s more, much more down the surface. It’s a book about fear, self-confidence, lose of control, falls, resurrection and redemption. It’s a book about friendship, the quest of love and of equality, and a book written for freedom. Real freedom, that breaks all rules, all labels and flies free and untied through the blue starry night.

But Abel Arana isn’t just a writer. He’s more than that. He’s beyond Chueca even he belongs to it. And he’s for me, at last, because I was living in a galaxy far, very far away though I knew nothing about him until two months ago. But I knew him without knowledge it. Because, among many other things, he was a magazine editor, a TV host and co-founder, together with Juan Belmonte of Pumpin’ Dolls, one of the best musical production companies, working with many artists, among others: Marta Sánchez, Mónica Naranjo, Fangoria, Carlos Santana, Kylie Minouge, Whitney Houston and even Cher…And I was dancing, enjoying their productions and I never noticed!…Yes, I was far, far away…

Abel Arana is a great man. Smart, tender, funny, ironic and sharp-tongued. But, as clever and wonderful as he’s, it is almost incredible I have contacted him and he contacted back… He’s handsome as well, because people like him have to have it all. But, even though, he’s so grateful and so generous…That he only can have back admiration from me. And I know for sure that he worth it. Every inch of it.

3 comentarios en “Abel Arana: más allá de Historias de Chueca/ Abel Arana: Beyond Chueca’s Chronicles.

Responder a eva roy Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.