Javier Mantrana del Valle o la Afición/ Javier Mantrana del Valle: the Amateur.

Arte/ Art, El día a día/ The days we're living, El mar interior/ The sea inside, Música/ Music

10523_151341778763_590663763_3482084_830798_nSegún la Real Academia de la Lengua Española (RAE, para los amigos), Afición es la inclinación o amor a alguna persona o cosa.

Uno de los encuentros fortuitos y más gratificantes que he tenido ha sido el de Javier Mantrana del Valle. Lo primero que me llamó la atención fue una foto suya, todo sonrisas, que invitaba a acercarse con tranquila curiosidad. Así lo hice. Y adentrarme en su mundo, después de obtener su permiso, se ha convertido en una constante fuente de sorpresa y de asombro. Toda persona guarda en su interior una galaxia llena de magia que refleja en sus amigos, en su quehacer diario y en su trabajo. En el caso de Javier Mantrana del Valle, esa sonrisa invitadora es sólo el umbral a un universo en plena expansión, repleto de brillos y de momentos de extrema intimidad, lleno de matices, de sombras y de luz y de una exquisita textura, que invita al roce, al goce y a la reflexión.10523_152357033763_590663763_3492847_7953854_n

Javier Mantrana del Valle es fotógrafo, y es músico; apasionado, beligerante; curioso e irónico; pero, por encima de todo, él se define a sí mismo como aficionado, es decir, amante. Amante del arte de la fotografía y de la música.

Sus fotos encierran su visión del mundo: son curiosas, distinguidas, llenas de una sensualidad que explota lo sensorial; abarcan mundos llenos de texturas, en las que podemos admirar no sólo la belleza de un paisaje o de una obra arquitectónica, sino sentir la rugosidad de la piedra, el polvo del camino y el ulular del viento entre los árboles. Sus fotografías son elegantes, expresivas y sutiles a un mismo tiempo; incluso las más extremas ideas guardan en su interior una exploración, una constante interrogante, una búsqueda inacabada. Una estación de metro; una ventana; un edificio ajado; los adoquines de un camino; unos ojos lejanos; unas manos; el sonido del cristal al romperse; unas aves que crecen; la tranquila observación de mundos contrapuestos…, todo le sirve a Javier Mantrana para plasmar lo que ve y para sugerir lo que reverbera en su interior en ese juego de sombras, de encuadres y de sentimientos a flor de piel.6500_120525198763_590663763_2981882_4252433_n

Todo de su trabajo me llama la atención, todo; y por encima de todo,la apasionada delicadeza, la capacidad que tiene de mostrarnos la belleza en el acto más nimio, en la más pequeña de las criaturas, en los más recónditos rincones donde la luz del alma sólo se revela ante el ojo más avizor, ante la más sensible de las miradas. Y la afición por lo que hace, es decir, el amor que destila en cada fotografía y en cada nota musical, y que es capaz de regalarnos con la absoluta generosidad de un verdadero artista.

10523_150229113763_590663763_3466389_90996_nFrom the many encounters I have had this year, one of the most enjoyable and wonderful has been to contact with Javier Mantrana del Valle.

He’s a talented artist, a photographer and a musician, two of his most notable abilities; but, above all, he likes to introduce himself as an Amateur. And I really like it, because inside this word we can find the roots of his work and the secret of his talent.5142_112543618763_590663763_2830225_5940427_n

He loves what he does. His pictures are made with kind, elegance and a vivid eye. He’s capable to transmit to the viewers the roughness, the kindness, the meaningful and the heartfelt elements of our every day life. In his work we see more than we are able to see, because his feelings go beyond the elementary, and he mixtures his own love to what he sees and gives back to us a true reality, and more than that, a palpitant, a veridic and unique present. His work is all about senses. We are able to feel the touch and the scent; we can hear the sounds of the universe; we can see the real beauty of Javier Mantrana del Valle as he protrays the inner self of a bird, of the dust, of a couple in love, of this window, this empty 10523_149991443763_590663763_3463545_7189138_nbuilding, this shattered crystal; this unique rainbow of choices that makes life worth living.

Everything about his work matters to me because it makes me feel, believe and dream; anything but, above all, his generosity, his kindness and the true spirit that emanates from his pictures and his music, all that make him an Amateur: a real and true artist.

Yeats otra vez/ And Yeats Again.

Arte/ Art, El día a día/ The days we're living, Literatura/Literature

4776_115312033763_590663763_2882691_2700553_nUna Canción Para Beber.

El vino entra en la boca

Y el amor entra en los ojos;

Es todo lo que en verdad conocemos

Antes de que envejezcamos y muramos.

Llevo el vaso a mi boca,

Y te miro, y suspiro.

A Drinking Song.

Wine comes in at the mouth

And love comes in at the eye;

That’s all we shall know for truth

Before we grow old and die.

I lift the glass to my mouth,

I look at you, and sigh.

Fotos por Javier Mantrana del Valle/ Photos by Javier Mantrana del Valle

Yeats.

Arte/ Art, El mar interior/ The sea inside, Libros que he leído/ Books I have read, Literatura/Literature

Dos Ancianos Admirándose en el Agua.

OÍ DECIR a los muy, muy viejos:

“Todo cambia

Y uno a uno vamos cayendo”.

Tenían las manos como garras, y sus rodillas

Torcidas como los viejos espinos

Junto a las aguas.

Oí decir a los muy, muy viejos:

“Todo lo bello se pierde al pasar

Como las aguas”.

4264_105246268763_590663763_2708331_4776636_n

Two Old Men Admiring Themselves in the Water.

I HEARD the old, old men say,

“Everything alters,

And one by one we drop away”.

They had hands like claws, and their knees

Where twiated like the old thorn trees

By the waters.

I heard the old, old men say,

“All that’s beautiful drifts away

Like the waters”.

Fotos por Javier Mantrana del Valle/ Photos by Javier Mantrana del Valle