Haberte amado, aunque fuese un año, ha sido lo mejor que me ha ocurrido.

   Mi vida era gris, y todo parecía caerse a mi alrededor hasta que te conocí. Y fue mágico.

   Haberte amado me dio la oportunidad de crecer, de vivir. Desde tu boca hasta tus pies, desde mi corazón hasta mi alma.

   Iluminaste todo y me lo diste todo. Aquello que se deshacía en pedazos y aquello que aún naufragaba por la soledad.

   Y aunque haya acabado, haberte amado ha sido lo mejor que me ha ocurrido nunca.

   Y aunque todo parece que vuelve a empezar, mi fuerza nacida en ti logra mantenerme vivo.

   Mi cabeza me dice que hemos gastado el tiempo que teníamos para estar juntos. Mi corazón, arrepentido, llora cada momento de silencio, cada instante de completo abandono.

   Mi corazón sabe que no supe apreciarte, y mi cabeza sabe, lo sabe de sobra, que nada será igual sin ti.

   Y me duele el cuerpo y se me retuerce el alma al constatar lo solo que estoy, lo torpe que me siento.

   Y sin embargo, un año, un amor, han sido suficientes para expandir los límites de mi vida. Y aunque estos desaparezcan, haber sido capaz de amarte hasta la sequedad hace que todo valga la pena: el placer de haberte querido, el dolor de haberte perdido, el eco de la soledad sin nombre y la mañana que está siempre por venir.

   Porque siempre hay un siempre. Eso es algo que aprendí de ti.

   Haberte amado, amor, ha sido un regalo. Y aunque ya no te tengo, y aunque te haya perdido, quiero que sepas, que sepas, que sepas, que te sigo amando cada día de mi vida, cada noche estrellada, cada tarde de lluvia; cada vez que la chimenea encendida me recuerda tu presencia y tus besos.

   Un año, un amor. Y la felicidad encerrada en ti y en mí. Y liberada para hacerse más y más grande; única; infinita; hasta llegar a las estrellas.

   Y el agradecimiento que viene con el dolor; y el sentimiento que viene con el abandono; y el eco bum, bum, bum, de mi propio corazón que ha latido, un año, por tu nombre.

   Y que continúa amándote en la distancia y en el error. En el error de haberte dejado ir y de no haber sabido apreciar el inmenso tesoro que acaparas dentro.

   Lo que hubo, lo que ha habido, lo que hay en mi corazón hacia ti va… Y vuelve a mí.

   Gracias por el amor, aunque sólo durase un año. Gracias por el amor, amor, que me ha llenado de ti y me ha hecho libre.

 

Thank God It’s Christmas-Queen., posted with vodpod

 

Too Much Love Will Kill You- Queen., posted with vodpod

 

Love of my life.

06/10/2010

Love of m Life-Queen., posted with vodpod

Cuando era apenas un chavalín de dieciseis años, la película Highlander (cuyo título se tradujo al español por el más atractivo: “Los Inmortales”) y esta canción sembraron en mí una idea que se ha ido gestando poco a poco en mi cabeza y en mi corazón sobre una historia de amor (¿existen otras historias más apasionantes?) que se preguntaba a sí misma si valía la pena vivir por siempre… Y esa historia se llama El Puente de las Urracas.

Como no espero ser yo mismo inmortal, y como Tempus me come los bordes, va siendo horas de terminar de concretarla y traerla a este mundo, por lo demás cambiante, vibrante y material, sin que haya podido encontrar, a pesar de los años transcurridos, una respuesta apropiada que me satisfaga…

¿Quién desea vivir por siempre? Sin amor, no lo sé…

Who wants to live forever? Lyrics., posted with vodpod

I Want To Break Free (Live At Wembley 1986) [Qu…, posted with vodpod
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 34 seguidores